Seleccionar página

Por si la omnipresencia de Google no fuera suficiente en la vida digital, la compañía pretende colarse ahora también en nuestro cuarto de baño.

bano inteligente 1

La Oficina de Patentes y Marcas en Estados Unidos hizo pública una patente de la compañía con una serie de innovaciones que pretenden conectar nuestro inodoro con el mundo.

Bañeras con ultrasonido, espejos capaces de determinar nuestro estado de ánimo, alfombrillas capaces de realizar electrocardiogramas, son solo algunas ideas con las que Google pretende transformar nuestro baño en una sala para monitorizar nuestra salud.

Al entrar en el “Google Bathroom”, sensores y objetos conectados analizarían la información recibida de nuestro sistema cardiovascular, nervioso, endocrino o muscular.

bano inteligente 4

El espejo servirá, no sólo para mirarse y arreglarse, sino también para localizar manchas de la piel que requieran de una observación más minuciosa por un dermatólogo. La bañera no será solamente el sitio de la ducha, sino también simulará una cabina de ultrasonidos para observar el interior de nuestro cuerpo generando un mapa tridimensional de la estructura ósea.

El tapete de baño, además de ser usado como método de protección ante posibles caídas, será capaz de pesar al usuario y de detectar su ritmo cardíaco, incluso hacer un electrocardiograma. Y sí, el inodoro también tendrá otro uso y será el de medir la presión y los movimientos de nuestros intestinos.

Por último, el usuario de toda esta parafernalia tecnológica podrá recoger la información en un dispositivo externo, un pen drive o una computadora del hogar, y llevarla entonces hasta un médico.