Seleccionar página

Lady Di sigue siendo un personaje muy reconocido mundialmente. Sin duda, si Diana Frances Spencer, su verdadero nombre, siguiera viva, seguramente luciría hermosa; pero por sobre todas las cosas estaría muy orgullosa de ver crecer a sus hijos, los príncipes William y Harry; así como disfrutar de sus nietos, George y Charlotte, y llevaría muy buena relación con la duquesa de Cambridge, Catherine.

lady diana 1

Todo esto hubiera pasado si aquella fatídica madrugada del 31 de agosto de 1997 un feroz accidente automovilístico en el túnel Pont d l’Alma, en París, no hubiera cobrado su vida.

Diana murió de manera inmediata junto a quien manejaba y por ese entonces era su pareja, el empresario Dodi Al-Fayed, luego del escandaloso divorcio del príncipe de Gales, Carlos, heredero de la Corona británica.

Diana derrochaba carisma y fue el primer y más fuerte icono de la realeza moderna, incluso hasta hoy. Hermosa, fue una madre dedicada, referente fashionista y cultivó un profundo sentido humanitario.

Siempre se le vio y se le sintió más cerca de la gente que del Palacio de Buckigham. Tal vez esa disrupción en su vida es lo que le valió que el mundo entero la llorara desconsoladamente. “La princesa del pueblo“, ese mote le calzó perfecto.

Diana de Gales murió en un accidente automovilístico poco claro en París. Su muerte desató sinfín de teorías y suposiciones, aunque el veredicto final fue que el chofer conducía alcoholizado al momento del accidente.

La historia de la muerte de la princesa ha inspirado libros, artículos periodísticos y hasta películas en las cuales se retratan las supuestas confabulaciones y motivos del accidente, al punto de decir que en realidad se trató de un asesinato y que la princesa estaba embarazada.

Aunque los resultados de la investigación hecha por Scotland Yard, la cual tomó tres años, arrojaron que no hubo conspiración alguna en el accidente y que todo se debió a que el chofer tenía un alto grado de alcohol en la sangre, aún hay muchas interrogantes y mucha gente piensa que, efectivamente todo estuvo planeado.