Seleccionar página

El excipiente, en una formulación farmacéutica, es una sustancia que no tiene acción farmacológica, pero que se adiciona al fármaco como un aditivo para disolver, recubrir, dar color, forma y demás cualidades que faciliten su dosificación o ingesta.

pastillas

El excipiente también puede ser una sustancia que le dé estabilidad al principio activo o que tuvo alguna función en la fabricación del medicamento.

Los excipientes muchas veces permiten que el principio activo se absorba mejor por el organismo y vuelven al medicamento mucho más competitivo.

Cuando un laboratorio farmacéutico no desea revelar qué sustancia está utilizando como excipiente, la Norma Oficial Mexicana NOM-072-SSA1-1993, que regula el etiquetado de los medicamentos, permite que en la formulación se omita el nombre de la sustancia, pero especifica que es necesario indicar qué cantidad de excipiente contiene el medicamento.

Esto debe hacerse en el etiquetado mediante la especificación: “excipiente cbp, csp o cs”, o bien: “vehículo cbp, csp o cs”. Donde las siglas cbp significan cantidad bastante para, las siglas csp significan cantidad suficiente para, y las letras cs se refieren a cantidad suficiente.

La palabra vehículo se refiere a un excipiente que se encuentra en estado líquido, por ejemplo, para la fabricación de un jarabe.

Fuente: Agencia Conacyt