Seleccionar página

Es difícil admitir que algunas veces les mentimos a nuestros hijos, pero vamos a ser sinceros, alguna vez lo hemos hecho.

padres hablando 4

No se trata de mentir porque los padres hacemos algo malo, sino porque la mayoría de las veces tenemos la intención de librar a nuestros pequeños de algún posible dolor, desengaño o decepción. ¿Te ha ocurrido? Entonces, quizá te sientas reflejado en estas cinco mentiras piadosas que te contamos a continuación…

No tiene ese ingrediente

Esta mentira es muy utilizada, en especial por las madres. Cuando a nuestros hijos no les gusta comer verduras, las trituramos hábilmente para mezclarlas con otros alimentos que sí les gustan.

Es necesario para reciclar

Si tienes más de un niño, es natural que a lo largo de toda la etapa escolar guardes muchos dibujos y manualidades, pero llega un momento en que no sabes dónde guardar tanta cosa y obra de arte, así que comienzas a escoger solo algunos para deshacerte de otros, pero ¿cómo decírselo a los niños sin herirlos? Decirles que hay que contribuir con el cuidado del planeta y reciclar papel.

padres hablando 1

El ratón de los dientes tiene mucho trabajo

En esta mentira piadosa muchos se sentirán identificados. Muchas veces no recordamos que a nuestro hijo se le cayó un diente y olvidamos poner el dinero que se supone trae el ratoncito debajo de su almohada. Por eso la excusa y mentira de que tenía mucho trabajo.

Llamar a Papa Noel o a los Reyes Magos

Cada vez que se acerca Navidad o los Reyes y el pequeño se portaba mal o no quiere hacer algo, le decimos que vamos a hablar con estos personajes para decirles que no traiga regalos.

El perro se escapó

Cuando no sabes o no tienes el valor para decirle que la entrañable y querida mascota de la casa ha muerto, entonces te inventas algo que resulte menos doloroso. Aunque no quiera decir que sea lo mejor.