Seleccionar página

Se llama tetracromatismo y es uno de los desórdenes visuales más extraños que se pueden encontrar en nuestros días. Quienes poseen esta cualidad son capaces de detectar colores invisibles para el resto de las personas y por esta razón la llaman “visión superhumana”.

tetracromatismo2

Los tetracrómatas tienen cuatro tipos diferentes de células cono en el ojo cuando generalmente son tres los tipos que se desarrollan (tricromatismo). Dichas células son las encargadas de detectar el espectro de colores y como consecuencia, las longitudes de onda que se pueden ver con este padecimiento están fuera del espectro visible de las personas con células cono regulares.

En los humanos, dos genes de pigmentos de células se localizan en el cromosoma sexual X, los genes opsina de tipo 2 clásicos y OPN1MW2, que son los receptores del color verde y rojo y como las mujeres muestran dos cromosomas X, las hace más propensas a desarrollar esta condición.

En un ojo humano normal se pueden identificar aproximadamente 10 mil colores diferentes, sin embargo los tetracrómatas tienen la capacidad de reconocer entre quinientos y mil colores más.

Aun en proceso de investigación, esta hipótesis señala que el tetracromatismo sería una condición femenina exclusivamente, pero los expertos no descartan la posibilidad de que un número reducido de hombres tenga los fotopigmentos añadidos.

En la naturaleza también existe el tetracromatismo y es más frecuente que en los humanos; los peces dorados y cebra la poseen y los científicos relacionan esta propiedad con los entornos donde dichas criaturas han evolucionado.

Fuente: Agencia Conacyt