Seleccionar página

No es tarea fácil perder los kilos de más, pero con frecuencia suele ser más complejo evitar la recuperación del peso perdido, por eso, si ya has logrado tu peso ideal, te dejamos algunas claves para mantenerlo y evitar el efecto rebote.

efecto rebote 1

El efecto rebote o yo-yo es la recuperación del peso perdido o incluso más que este, y se produce en respuesta a cambios metabólicos en nuestro organismo. Se ha probado que las dietas restringidas en calorías en general ocasionan una reducción en el gasto energético de nuestro cuerpo al disminuir la tasa metabólica en reposo.

Pero además, las dietas muy pobres en calorías y en alimentos pueden generar un daño mayor, no sólo sobre el metabolismo sino también sobre nuestros deseos de comer, los niveles de ansiedad y el estrés que experimenta el organismo.

Someter a nuestro cuerpo a una dieta con menos calorías de las que necesita puede incrementar en el mismo hormonas que generan hambre y reducir, por el contrario, aquellas que brindan saciedad. Por ello, el efecto rebote o la recuperación del peso perdido es tan frecuente en dietas de adelgazamiento y mucho más en dietas milagro o muy estrictas.

efecto rebote 5

Para mantener las hormonas que regulan el gasto metabólico y el apetito estables y evitar la recuperación del peso perdido o el tan temido efecto rebote, lo recomendable es poner en práctica las siguientes claves:

Preservar una dieta saludable

Se ha comprobado que una alimentación de alto índice glucémico puede reducir la tasa metabólica así como los niveles de leptina, hormona que produce saciedad, reduce el hambre e incentiva el gasto calórico.

Realizar ejercicio con regularidad 

Constituye un buen recurso para mantener masa magra y el metabolismo activo, así como también para conservar los niveles de leptina, según se ha estudiado.

efecto rebote 4

Evitar el estrés

Descansa lo suficiente cada noche y realiza actividades relajantes, pues unos niveles de cortisol altos reducirán la leptina en nuestro organismo y nos harán preferir alimentos calóricos.

Reducir las horas de televisión

Se ha demostrado que esta actividad reduce el movimiento del cuerpo y por ello, impide que quememos calorías que nos ayudarán a sostener el gasto calórico y evitar el efecto rebote.

Además de estas claves que ayudarán a mantener el peso perdido, siempre es recomendable cuidar también la forma en que nos quitamos los kilos de encima, pues también afectará el mantenimiento posterior, evitando dietas muy restrictivas y acompañar nuestra alimentación con ejercicio físico.