Seleccionar página

Los gatos pueden ser difíciles de entender. Con demasiada frecuencia parecen reservados, distantes y exageradamente independientes, pero han aprendido a comunicarse con nosotros a través de sus maullidos.

gatos maullidos 1

Este sonido no lo hacen con otros gatos, ya que entre ellos sólo gruñen o sisean. De acuerdo con especialistas veterinarios, los gatos son capaces de hacer al menos 30 sonidos, incluyendo 19 variaciones de maullido. Entonces, ¿por qué maúlla tu gato? Las razones son varias y debes estar al pendiente de ellas, siendo las más comunes:

Para decirte que se siente mal

Si tu gato comienza a maullar en exceso y de forma repentina, debe ser evaluado por un veterinario inmediatamente. Los maullidos pueden indicar que hay algo que le molesta físicamente, sobre todo si el comportamiento no es típico.

Para saludarte

A menudo, un gato maúlla a su dueño cuando llega a casa o incluso, cuando se topa con él dentro de la misma. Este es un hábito difícil de romper, pero es la forma en la que tu gatito te dice que está feliz de verte.

gatos maullidos 2

Para avisarte que tiene hambre

El maullido que dice “tengo hambre” es uno que los dueños de gatos conocen bien. Algunos gatos maúllan cada vez que alguien entra en la cocina, con la esperanza de conseguir alimento y otros lo hacen cuando está muy cerca el horario habitual en el que come. Si esto sucede con tu gato, no lo alimentes cuando esté maullando. Espera hasta que se calme para darle comida y es importante que no le des golosinas en este estado, ya que podrías acostumbrarlo y transformar un premio en un mal hábito.

Para llamar tu atención

A veces los gatos simplemente maúllan porque quieren tu atención. Lo hacen para que juegues, los acaricies o hables con ellos. Nunca ignores a tu gato; es importante que pases tiempo de calidad con él para que esté tranquilo.

Para expresar que está estresado

Los gatos también se estresan y pueden llegar a ser más ruidosos de lo normal. Es posible que hayas experimentado esto de primera mano con un gato maullando por la llegada de otra mascota, una mudanza o la pérdida de un ser querido. Trata de descubrir lo que está estresando a tu mascota y ayúdalo a adaptarse al cambio.