Seleccionar página

Para la mayoría de nosotros, nuestro perro es mucho más que una mascota, es un miembro más de nuestra familia. Sin embargo, alimentarlo con comida humana no es la mejor opción, incluso puede ser un error de graves consecuencias. Conoce cuáles son los 5 alimentos más dañinos para tu amigo peludo.

perros comer chocolate

1.- Chocolate: Es cierto que la gran mayoría de canes se derrite por uno. Cuando lo huelen, comienzan a salivar y se vuelven locos porque les compartas aunque sea un poco. Pero ojo, jamás cedas al impulso de convidarle. El chocolate contiene teobromina (un componente del cacao), que es tóxico para ellos. Una ingesta de 100 gs puede comprometer sus funciones vitales y si se les da en altas dosis, puede aumentar la contractilidad cardíaca, producir deshidratación al actuar como diurético, provocar diarrea y vómitos al afectar el sistema gastrointestinal, causar úlceras en la mucosa gástrica, provocar convulsiones, modificar su sistema nervioso y hasta desencadenar el fallecimiento de tu mascota.

2.- Cebolla y ajo: Estos dos alimentos son muy tóxicos para nuestros perros, no importando si están crudos, cocinados o en polvo (condimentos). Esto es así debido a que contienen sulfóxidos, los cuales pueden provocarles una importante anemia y destruir los glóbulos rojos de su sangre. También pueden desencadenar insuficiencias renales y un sinfín de problemas graves.

3.- Uvas y pasas: Aún en pequeñas cantidades, tanto las uvas como las pasas pueden causarle a tu perro una insuficiencia renal. Aunque el mecanismo exacto detrás del fallo renal por consumir las uvas o pasas todavía se desconoce, las teorías incluyen una alteración metabólica.

4.- Leche: Tampoco es buena para los animales porque ellos son intolerantes a la lactosa y desarrollarán diarrea. La mayoría de los canes no posee la enzima que se necesita para disolver el azúcar de la leche, y esto puede causar vómitos, diarrea y otros problemas estomacales.

5.- Aguacate: Los aguacates contienen una sustancia tóxica llamada persina, la cual puede causar que los perros presenten problemas gastrointestinales, dificultad para respirar y moco en el pecho. Además, por su alto contenido en grasas, puede causar problemas en el páncreas.