Seleccionar página

Cumplimos con toda la lista de útiles, libros forrados y etiquetados, y si se puede, hasta mochilas nuevas. Pero surtir la alacena y el refrigerador es la tarea principal en el regreso a clases.

lunch3 (1)

Y es que preparar el lunch ideal para los niños, es otra encomienda para las mamás. Tiene que ser nutritivo, ya que una buena alimentación es la clave para que tengan un desarrollo adecuado y un buen rendimiento escolar y físico.

Es difícil que las mamás se pongan a contar las calorías en el lunch de sus hijos, pero se sugiere tener en cuenta la siguiente tabla para la porción de alimentos que deben mandar, dependiendo de las distintas etapas infantiles:

– En preescolar un niño debe consumir 1,300 calorías diarias, es decir que el lunch debería incluir entre 228 y 239 kilocalorías. Por ejemplo: medio sándwich, una fruta y un jugo.

– En primaria deben consumir diariamente 1,579 calorías, que para el lunch sería de 276 a 290. Por ejemplo: un sándwich, fruta y jugo o yogur.

– En secundaria, los jóvenes deben consumir 2,183 calorías al día, es decir entre 382 y 401 calorías en el lunch. Por ejemplo: un sándwich, fruta, medio paquete de galletas y jugo o yogur.

Las mamás también deben ser creativas, lo cual no significa que hagan figuritas con la comida, sino que le den variedad a sus hijos. Por ejemplo, pueden mandar un sándwich de jamón y al siguiente día uno de frijoles, de queso o vegetariano.

Algunas ideas:

– Fruta picada con limón o miel. Cada día puedes mandarles una fruta diferente: manzana, pera, piña, melón, fresas, papaya o mango.

– Verdura. La puedes preparar con limón o cocerla con un poco de mantequilla.

– Sándwich o torta. Trata de que el ingrediente principal sea diferente cada día: jamón, queso, cajeta, mermelada, pollo.

– Galletas saladas untadas con queso crema, crema de cacahuate, mermelada.

– Fruta deshidratada: arándanos, manzana, mango, piña, ciruelas.

– Fruto seco: nuez, almendras, pistaches, nuez de la india, cacahuates.

Planear un menú semanal junto con tu hijo ayudará; un día a la semana puedes incluir una golosina o un chocolate como sorpresa.

Recuerda no incluir cosas que se echen a perder con el calor o que ni se antojen, y antes de salir de casa, tomar por lo menos un licuado.