Seleccionar página

Hoy en día, la mayor parte del tiempo tenemos que tratar con los vecinos. A diferencia de las comunidades de hace 100 años, es menos probable que nuestros vecinos sean miembros de familias similares a la nuestra o compartan nuestra forma de pensar.

vecinos

Actualmente, un vecindario o colonia puede estar compuesto de gente de diversas circunstancias étnicas y económicas, por inmigrantes y familias con características distintas.

En cuanto a las relaciones con los vecinos, existen leyes no escritas que rigen y regulan muchas de las maneras en las que nos dirigimos en nuestra comunidad y cómo nos relacionamos con nuestros vecinos. Algunas de estas son:

– Respetar otros puntos de vista: Todos tienen pensamientos distintos y todos tienen el mismo derecho de decirlos en voz alta y con respeto. No hay mejor relación que la que se basa en escuchar a los demás.

– Mantener una actitud cordial: Siempre conservar nuestra educación y los buenos modales. Saludar a cualquier hora y siempre dirigirnos a nuestros vecinos con una sonrisa.

– Procurar comunicarnos correctamente con nuestros vecinos: Los malentendidos están a la orden del día, siempre dialoguemos con nuestros vecinos para lograr una buena convivencia.

– Crear una relación de compromiso: Intentemos nutrir la relación con nuestros vecinos para que funcione de manera exitosa. No es recomendable excluir a ningún vecino. Recordemos que todos convivimos en la misma zona.

– La paciencia es la mejor virtud: Aunque a veces ocurren situaciones que nos sacan de quicio, recordemos que somos personas adultas que tenemos que ser pacientes y pensar con la cabeza fría para tomar una mejor decisión.