Seleccionar página

El huevo ha sido tanto alabado como criticado al mismo tiempo. Mientras que a unas personas les parece una bomba de colesterol, otras personas los ven como un alimento esencial en la dieta.

huevo dieta 3

Sea cual sea tu punto de vista, los huevos tienen más cosas que te pueden maravillar, lee aquí estos cinco datos sorprendentes sobre este producto.

Las claras de huevo son nutritivas, pero no lo suficiente

La verdad es que no tienes que evitar la yema, incluso si estás pendiente de tu colesterol. En la yema, además de la grasa, se encuentran la mayoría de los nutrientes que tiene el huevo. Ahí puedes encontrar antioxidantes, vitaminas A, D, E, K, zinc, ácido fólico, fósforo, calcio, magnesio, y Omega-3.

Los huevos no deben lavarse

Lavar un huevo aumenta las posibilidades de que entren bacterias en el interior del mismo. La cáscara tiene cientos de pequeños poros que pueden convertirse en portales de entrada para las bacterias, aún más cuando el huevo está mojado. Si de verdad quieres lavar los huevos, tienes que hacerlo a una temperatura más alta que la temperatura ambiente.

Los huevos marrones no son más saludables que los huevos blancos

La mayoría de los supermercados ofrecen diversas opciones de huevo: blanco, marrón, pintos, entre otros. Mientras que los colores son diferentes, los nutrientes no. La raza de la gallina que pone el huevo determina el color de la cáscara, pero no el contenido de nutrientes.

huevo dieta 2

Los huevos deben ser almacenados en su caja

El cartón donde vienen los huevos es el mejor lugar para guardarlos. Su recipiente los protege de grietas y evita que los olores y sabores de otros alimentos en tu refrigerador se filtren a través de pequeños poros de la cáscara.

La dieta de una gallina determina el contenido de nutrientes del huevo

Lo que sí determina la calidad del huevo es lo que come la gallina. Las gallinas que tienen la oportunidad de pastar en la hierba verde y comer alimentos coloridos, producen yemas de color naranja oscuro, mientras que los alimentados principalmente con una dieta de grano producen yemas más claras.