Seleccionar página

Muchas veces una relación amorosa termina porque los sentimientos dejan de ser los mismos. Si bien las causas del fin del amor dependen de cada relación, hay ciertas actitudes que tienden a repetirse. Desafortunadamente, no todo amor es para siempre y las relaciones llegan a un fin.

desamor 2

Problemas de confianza

Es muy difícil seguir en una relación cuando te enteras que tu pareja te ha mentido o engañado. Puede ocurrir que lo perdones y quieras recuperar la pareja, pero la confianza ya no será la misma que antes y tendrás problemas en creer lo que te dice. Algunas heridas no se pueden reparar y hacen que sea imposible seguir amando al otro.

Metas diferentes

Si has estado en una relación por muchos años y han pasado por algún período de transición, es común que tanto tu pareja como tú hayan cambiado. Y si bien es normal que las personas cambien y encuentren su camino y sus metas, a veces son diferentes y no coinciden con las de la persona de quien nos enamoramos en un primer lugar. Cuando eso ocurre, las diferencias se vuelven notorias, las peleas se vuelven recurrentes y la idea de un futuro juntos se empieza a desvanecer.

desamor 3

Mala comunicación

Para que una relación crezca y sea exitosa, la comunicación en la pareja es la clave. Si no pueden expresar sus emociones y hablar de sus sentimientos, nunca podrán lidiar con los problemas diarios que enfrenta toda relación. Eso generará conflictos y malentendidos que harán que se torne difícil seguir.

Falta de pasión

Es normal que la primera etapa de la relación sea más pasional, pero que con el tiempo disminuya. Por eso es fundamental mantener el vínculo fresco y divertido. Si tienen la misma rutina tanto en la vida cotidiana como en la intimidad, es probable que no sientan cosas nuevas por el otro. Salir a cenar, irse de viaje, experimentar en la intimidad son formas de mantener la pasión y la novedad en la pareja.

desamor 4

Celos

Los celos son saludables en toda pareja; sin embargo, no deben pasar del límite. Si los celos son causa de muchos conflictos, la relación se desgastará y salir adelante resultará cada vez más difícil. Por eso es fundamental tratar de evitar las escenas de celos injustificados.

Grandes cambios

A veces cambios personales como perder a un ser querido, una enfermedad o perder el trabajo, generan que nos encontremos mal con nosotros mismos y que por ende no podamos estar bien con el otro. Hay muchos factores estresantes que pueden terminar destruyendo una relación si no es lo suficientemente fuerte como para poder lidiar con ellos.