Seleccionar página

Como ayuda o refuerzo de la comunicación, los ademanes o gestos juegan un papel importante dentro de la sociedad. Los movimientos y señas con las manos y movimientos de cabeza, representan el lenguaje no verbal que no siempre comunica lo mismo en otra ciudad, país, cultura o etnia.

ademanes

Las contradicciones aparecen al momento de interactuar con individuos que le dieron un significado a una señal en otra parte del planeta. Aunque es fácil explicarle a otro que ese ademán no fue un insulto, no siempre sucede y se abre una confusión.

En México, levantar la mano con la cara posterior a la palma y los dedos juntos, significa “gracias”; mientras, en Argentina, ese mismo gesto es un insulto fuerte y que tiene que ver con la reputación de la mamá.

Mientras en Estados Unidos, tocar el brazo del otro se emplea con frecuencia para ofrecer apoyo, las personas que pertenecen a culturas islámicas pueden llegar a desaprobar cualquier tipo de contacto, sobre todo en público, y mucho más entre géneros; sólo lo aprueban si es entre individuos del mismo sexo.

Uno de los ademanes más populares en Reino Unido y Estados Unidos, como lo es el “pulgar hacia arriba” o hacer un círculo con el dedo índice y el pulgar de “OK”, se traduce como “todo bien” y tiene contexto positivo. Aunque en Irán, Europa del Este y el Mediterráneo, son gestos altamente obscenos.

Uno de los rituales orientales, específicamente en Japón, donde saludar con inclinación de la cabeza detalla una manera de honrar a alguien con alto cargo, hacer una reverencia a un líder o como signo de respeto, no significa absolutamente nada en los países de América, donde incluso sería motivo de burla.

El mundo se relaciona y se integra de manera acelerada. El “boom” de la tecnología ha permitido abrir caminos y tejer lazos entre países y culturas. Por tal motivo, es vital conocer la manera en que se relaciona el próximo lugar donde se irá de vacaciones, para así aprovechar la cohesión social y no dar pie a malos entendidos.