Seleccionar página

En una entrevista de trabajo, la tarea de convencer a un reclutador no sólo requiere la preparación de respuestas; es necesario considerar la imagen y hasta los colores de las prendas a utilizar.

entrevistado

Los colores transmiten información, emociones y sensaciones; por ejemplo negro, azul y marrón son tonos que comunican profesionalismo.

Y es que los colores de la vestimenta pueden revelar aspectos sobre la personalidad del candidato, es así que el color más aceptado por los expertos es el azul, aunque varía dependiendo del perfil buscado por la empresa.

Este color está ligado con una personalidad auténtica, serena, fiel, sincera y responsable, además manifiesta gran capacidad de trabajo en equipo, en opinión del sitio de reclutamiento.

En este sentido, el gris habla de una persona con pensamiento lógico y analítico, mientras que el blanco transmite honestidad y optimismo, generalmente asociado con personas organizadas.

Asimismo, el violeta expresa equilibrio emocional, sin embargo, si todo el atuendo es de tal color, la apreciación puede ser de alguien cansado o desorientado.

El amarillo denota una persona inteligente e innovadora aunque puede cansar la vista del entrevistador, mientras que el naranja está relacionado con perfiles laborales creativos, pero en exceso, puede representar a individuos ansiosos.

Pero si de elegancia y capacidad de liderazgo se trata, el negro es el tono idóneo, que además hace ver a los entrevistados como personas reservadas y tranquilas.

Por ello, se recomienda armonía en los colores elegidos, aunque pareciera que elegir un atuendo no es tarea fácil.

Los aspirantes deben considerar que el atuendo debe transmitir una imagen profesional y fiable, toda vez que la entrevista es una situación formal.

Hay que evitar excesos e incluir un tono que contraste y aporte algo de luz; lo que te pongas debe destacar el hecho de que eres un profesionista, una persona preocupada por su vestimenta habla de un profesional con disposición y con ganas de trabajar.