Seleccionar página

Muchas son las personas que no asimilan el gluten y tienen que cuidar minuciosamente los alimentos que comen, mucho más los que no saben que no lo toleran.

guten free 2

En los últimos años ha habido un importante incremento de casos de personas que tienen problemas debido a una mala asimilación del gluten, desde niños de poca edad, hasta personas con una edad avanzada. Sea cual sea nuestra edad, es importante que conozcamos lo que significa esta intolerancia, así como los síntomas a partir de los cuales podemos detectarla y comenzar con una dieta que elimine ciertos tipos de alimentos.

Los alimentos que contienen gluten son muchos de los alimentos más consumidos por todos nosotros habitualmente como pastas, pan, cereales, galletas. Esta intolerancia había pasado inadvertida en otros tiempos; de ahí que existan muchas personas que no sepan que la padecen.

El gluten es una glicoproteína que actúa como agente gelificante y emulgente, es decir, tiene una función de unión de las moléculas de agua, siendo su papel fundamental el de elemento estructurador. Debido a esta propiedad, el gluten ha sido elemento indispensable entre panaderos y productores de este tipo de alimentos, siendo el responsable de dotar a las masas de esa consistencia elástica.

celiacos 1

Al tener esa función básica y necesaria a la hora de hacer las masas de distintos alimentos, está presente en cantidad de productos que podemos ingerir a diario. Pero, ¿cómo podemos detectar que tenemos este problema?

Son varios los síntomas que nos pueden llevar a pensar que tenemos dificultades a la hora de asimilar el gluten, siendo una combinación de varios de ellos la posible alerta indicadora de intolerancia al mismo.

– Problemas digestivos: es muy común que si tienes una mala asimilación del gluten aparezcan problemas a la hora de hacer la digestión, así como dolores regulares de estómago o síntomas de hinchazón acompañada de gases.

celiacos 4

– Fatiga frecuente: otro síntoma que suele presentarse cuando tenemos este problema es un habitual cansancio, a pesar de no haber realizado ningún esfuerzo físico aparente. A veces esta fatiga también puede ir acompañada de una cierta desconcentración o confusión, pudiendo llegar a sentir mareos e incluso, una visión un poco borrosa.

– Dolores frecuentes: se pueden presentar dolores de cabeza o migrañas más fuertes de lo habitual, así como la aparición de dolores articulares en gran parte del cuerpo.

Si aparecen varios de estos síntomas es probable que tengas una mala asimilación del gluten y es aconsejable que acudas a tu médico para que te haga un correcto diagnóstico y comenzar cuanto antes con tu nueva dieta.