Seleccionar página

Se llevan muy bien, comparten salidas, confían en el otro, son los mejores amigos, pero ¿pueden llevar adelante un negocio juntos?

amigos negocio 1

Es frecuente decir que los negocios entre amigos no son convenientes porque sólo ponen en riesgo la amistad. Esta visión implica que en los negocios casi siempre hay una parte ganadora y otra perdedora, por lo que, cuando esto ocurre entre amigos, existe una cierta “traición” a la amistad y alguno de los dos quedará con la sensación de que el otro tomó una ventaja indebida.

La escasa oferta de oportunidades laborales atractivas conduce a que muchos jóvenes consideren la posibilidad de tener su propio negocio. Este paso se puede dar con el apoyo de amigos y familia, pero para que el esquema funcione, es vital la compatibilidad de intereses, talentos, y que exista un límite entre lo laboral y lo personal.

Ante ese panorama, resulta interesante que previo a que se comience a proyectar un negocio con amigos, se cuestionen ciertos aspectos y se reflexione sobre cuánto se espera que dure el negocio que tienen en mente, qué medidas tomarán si alguna de las partes no cumple con su compromiso, qué expectativas se tienen respecto al amigo o familiar y viceversa, cómo trabajarán para que el negocio sea redituable, si piensan incluir a algún otro integrante y si cuentan con un plan por si llega el momento de concluir ese proyecto.

amigos negocio 3

Por lo general, quienes empiezan una empresa con sus amigos no tienen compromisos financieros muy fuertes, pero conforme el negocio avanza, los socios y las responsabilidades maduran y deben tomarse en cuenta otros factores que modificarán la motivación original del negocio. Entonces es cuando la amistad se pone a prueba.

Lo ideal es plantear, con el apoyo de un abogado, asuntos tan delicados como el dinero y la asignación de funciones. Un segundo paso si se decide tener como socio a algún amigo, es hacer a un lado todas las “fantasías” que se hayan concebido sobre el trabajo maravilloso con los amigos. Hay que comenzar por identificar en esa persona aquello para lo que es bueno, y los mecanismos mediante los cuales se evaluará el desempeño de cada parte.

Si la decisión para comenzar a obtener experiencia laboral se encamina a abrir un negocio con amigos, lo recomendable es fijarse no sólo en la lealtad de la persona, sino también que los talentos sean complementarios. Así podrán identificar de forma objetiva los problemas que dificulten el crecimiento de la empresa.