Seleccionar página

Hugo Sánchez es, sin duda, uno de los mejores deportistas mexicanos de la historia y el mejor futbolista mexicano de todos los tiempos.

hugo sanchez 3

El chico de la Jardín Balbuena, que nació el 11 de julio de 1958, heredó de su padre el gusto por el fútbol y a los 14 años fue Campeón del Mundo con la Selección Juvenil en el Mundial Juvenil Amateur Sub-20, en Francia 1975. Debido a su gran actuación, el cronista Ángel Fernández lo bautizó como “El Niño de Oro”, y no se equivocó.

En 1976 debutó con el equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el que estuvo hasta 1981, y marcó 99 goles en su cuenta personal. A partir de ese momento, comenzó su carrera por España, en primer lugar en el Atlético de Madrid, en el que, tras un periodo difícil de adaptación, consiguió triunfar en la temporada 84-85, ganando la Copa del Rey, el segundo puesto de la Liga Española y el Trofeo Pichichi, otorgado al máximo goleador del torneo, merced a sus 19 tantos.

Ese verano fue fichado por el Real Madrid, equipo con el que entraría en la mejor etapa de su carrera deportiva al lado de jugadores como José Antonio Camacho, Emilio Butragueño, Rafael Gordillo, Jorge Alberto Valdano o Michel. Con los merengues conquistó una Copa de la UEFA, cinco títulos de Liga consecutivos, una Copa del Rey, dos Supercopas de España y cuatro nuevos Trofeos Pichichi como máximo realizador de la Liga, igualando el récord de Zarra, que luego fue superado en 2011 por Cristiano Ronaldo y un año después por Lionel Messi.

En 1992 Hugo Sánchez dejó el Real Madrid y comenzó un largo recorrido que le llevó al América y al Rayo Vallecano; luego regresó de nuevo a México, con el Atlante, para continuar en el Linz austriaco, el Dallas Burn y el Atlético Celaya, donde terminó su carrera futbolística y en el que jugó de nuevo con sus antiguos compañeros Michel y Butragueño.

Más tarde comenzó una nueva andadura en el mundo futbolístico al convertirse en entrenador de la UNAM, luego pasó a entrenar al León y de nuevo ocuparía el banquillo auriazul para lograr el Bicampeonato en 2004. Posteriormente sería técnico nacional y finalmente llegaría a dirigir al Almería y el Pachuca.

Como jugador, Hugo Sánchez sobresalió por su extraordinaria agilidad, sus desmarques, su gran capacidad para el remate, especialmente con la pierna izquierda, y su estilo acrobático, tanto en los remates como en la celebración de los goles. Polémico en el campo, tuvo siempre una corrección impecable fuera del mismo. Ha sido, sin duda, el futbolista mexicano con mayor fama internacional.

hugo sanchez 1