Seleccionar página

Tener la posibilidad de corregir errores al escribir o dibujar con lápiz es algo posible gracias a la goma de borrar, un invento que, como muchos, se descubrió de forma casual.

goma borrar 1

Fue en 1770 cuando Joseph Priestley se dio cuenta que al frotar un trozo de caucho sobre un papel en el que se había pintado con lápiz, desaparecía la marca dejada por este. Esto era así debido a que la fuerza de adhesión del caucho es mayor que la del papel, por lo que el grafito pasa a la goma en vez de perdurar en el papel.

No obstante, su hallazgo lo llevaría al éxito comercial Edgar Nairne, quien lo lanzó al mercado, motivo por el cual algunas fuentes lo consideran erróneamente como quien inventó el también llamado borrador.

Finalmente, cabe mencionar que esa primera goma tenía el desperfecto de que con el tiempo se pudría y despedía malos olores, lo que vino a solucionar Charles Goodyear, cuando originó el proceso de vulcanización en 1844.