Seleccionar página

Frida Kahlo es sinónimo de estilo. En la actualidad, su obra artística y su discurso estético siguen recorriendo el mundo con una feroz fuerza, como si acabara de emerger.

frida kahlo 3

Aunque se movió en el ambiente de los grandes muralistas mexicanos de su tiempo y compartió sus ideales, Frida Kahlo creó una pintura absolutamente personal, ingenua y profundamente metafórica al mismo tiempo, derivada de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida.

En su búsqueda de las raíces estéticas de México, Frida Kahlo realizó espléndidos retratos de niños y obras inspiradas en la iconografía mexicana anterior a la conquista, pero son las telas que se centran en ella misma y en su azarosa vida las que la han convertido en una figura destacada de la pintura mexicana del siglo XX.

La producción de la artista mexicana, que nació el 6 de julio de 1907, en la famosa Casa Azul, es un ejemplo de ese tipo de arte que sirve como poderoso instrumento con el que exorcizar la angustia de una realidad hostil: el signo trágico de su existencia, marcada por la lucha contra la poliomielitis, el grave accidente donde se fracturó la columna vertebral y las numerosas operaciones futuras, que la llevaron a tener una salud siempre precaria.

frida kahlo 1

A través de la pintura, que empezó a practicar en los largos meses de inmovilidad tras el accidente, Frida reflejaría de forma soberbia la colisión entre su ansia de felicidad y la insistente amenaza de su destrucción, a la vez que conjuraba la dualidad irreductible entre los sueños y la realidad.

Pero no sólo la enfermedad fue causa de sus trastornos y metáfora de sus pinturas; los reveses de su vida afectiva también fueron tematizados en cuadros que constituyen depuradas síntesis simbólicas y que expresan su impotencia y desesperación ante las infidelidades de Diego Rivera.

Su figura sigue siendo venerada en todo el continente, y quienes buscan inspiración femenina no dudan en acudir a su vasto legado de pinturas y palabras que, a pesar de haber pasado ya varias décadas, siguen tan vigentes como algunas de sus vestimentas y acciones.