Seleccionar página

El amaranto es una hierba originaria de Sudamérica y actualmente, el cultivo de esta especie vegetal se ha extendido a todo el planeta, por lo que es posible encontrarlo en casi cualquier país del mundo. Si te preguntas para qué sirve el amaranto y cuáles son sus propiedades, aquí te contamos.

amaranto 2

El amaranto contiene vitamina A que es sumamente útil para lograr una buena visión, sobre todo en lugares con luz tenue; y vitamina B6, responsable de regular la serotonina, la cual se encarga de mantenernos de bueno humor. También contiene vitamina K, que se encarga de todo lo referente a la coagulación sanguínea. Finalmente, vitamina C, encargada de aumentar las defensas del organismo entre otras.

El amaranto también contiene una gran cantidad de minerales tales como el calcio, el potasio, el hierro, el cobre, el magnesio y el fósforo. Cuenta con proteínas carentes de gluten, lo que lo hace un alimento ideal para todos aquellos que sufren de enfermedad celíaca.

Está comprobado que su alto contenido de fibras dietéticas y aminoácidos esenciales como la lisina, hacen que sea el apropiado para el tratamiento de ciertos tipos de cáncer, y ayudan a disminuir los niveles de colesterol malo del organismo.

amaranto 3

Al ser consumido a diario, actúa en nuestro cuerpo evitando que aparezcan enfermedades como la presión sanguínea elevada y los trastornos cardiovasculares.

Debido a sus vitaminas y minerales, el amaranto también estimula el sistema inmunológico del organismo, aumentando las defensas y evitando las secuelas que traen las enfermedades propias de los climas fríos como la gripe, los resfriados y los trastornos bronquiales.

Su fibra dietética lo hace un vegetal ideal para ingerir durante las dietas de adelgazamiento, además cuenta con un sabor sumamente agradable, lo que te facilitará su consumo.

Si bien el amaranto es un cereal muy noble, deberás evitar su consumo en caso de padecer gota, problemas renales o artritis reumatoide. Esto se debe a que contiene una gran cantidad de ácido oxálico, el cual inhibe la absorción por parte del organismo del calcio y el zinc.