Seleccionar página

Todos hemos visto en el gimnasio a ese grupo de dos, tres, incluso más amigos o conocidos que entrenan en conjunto. Hacen las mismas máquinas, se van turnando y se van apoyando unos a otros.

entrenar solo 3

Sin duda, entrenar en el gimnasio es más ameno cuando no se hace solo, pero a veces hay amistades que se convierten en dolores de cabeza, y es que para entrenar, es mejor hacerlo solos que mal acompañados.

Entrenar en solitario tiene desventajas como el no contar con ayuda para levantar algo más de peso del que se puede manejar con facilidad. Para ello, entrenar en grupo puede ser una solución, pero no formando un grupo de esos que entrenan con más charla que cabeza.

Y es que en este tipo de grupos que ocupan las máquinas con sus toallas, y se van turnando todos, centrados casi en exclusiva en hacer más repeticiones o levantar más peso, suele haber alguno más en forma; los demás lo imitan en todo, hasta en sus errores. Descuidan la técnica, la postura, el peso.

entrenar solo 1

Entrenar en equipo tiene unos resultados muy buenos en cuanto a motivación, ayuda para mejorar y no rendirse, pero puede ser nefasto si no se utiliza el sentido común. Por mucho que se entrene con otras personas, cada uno debe cuidar sus pesos y repeticiones, anotarlos y preocuparse de ir mejorando. No basta con imitar al más fuerte del grupo, se trata de cuidar el gesto, la técnica y las repeticiones.

Buscar el beneficio de entrenar con amigos da lugar a una experiencia mucho más interesante, así que mejor deja esos entrenamientos en grupo pero sin cabeza y busca beneficios, ya sea entrenando sólo o en equipo.