Seleccionar página

Marilyn Monroe es, sin duda, el “sex symbol” más famoso de todos los tiempos, que bajo esa coraza de rubia despampanante y arrebatadora escondía una fragilidad a flor de piel, producto de una infancia rota de cuyos fantasmas nunca logró escapar.

marilyn monroe 7

Su cabello rizado y rubio, siempre perfecto, sus labios rojos y su capacidad de seducir a la cámara conquistaron al mundo durante décadas y se ganó el apodo de “La ambición rubia”.

Norma Jeane Mortenson, su verdadero nombre, nació el 1 de junio de 1926 en un hospital de Los Ángeles. Su infancia y adolescencia transcurrieron entre un orfanato, la casa de sus abuelos y las de varias familias que la adoptaron. En una de estas casas de acogida sufrió al parecer abusos sexuales por parte del cabeza de familia cuando contaba ocho años.

Nada hacía pensar que Norma Jean tuviera una futura carrera como actriz. Marcada por la inestabilidad emocional y la pobreza, a los dieciséis años, tras abandonar sus estudios, se empleó en una planta de construcción de aviones. En la misma fábrica conoció a un mecánico de 21 años, James Dougherty, con quien contrajo matrimonio el 19 de junio de 1942 y de quien se divorciaría cuatro años después.

marilyn monroe 5

Mientras trabajaba en la fábrica, un fotógrafo la retrató en su puesto de trabajo para una revista. Sin saberlo, había descubierto a la que poco después sería la gran Marilyn Monroe. Ella, por su parte, logró cotizarse como modelo y fue portada de decenas de revistas.

Apostando por su futuro, Norma se presentó a varios castings y fue contratada por uno de los ejecutivos de la 20th Century Fox para trabajar como extra de cine durante seis meses. Fue él quien le propuso el nombre artístico de Marilyn, por la actriz Marilyn Miller y ella escogió el apellido Monroe por ser el de soltera de su abuela.

Las películas en las que participó en papeles secundarios recibieron poca aceptación de la crítica y del público, e hicieron que su contrato no fuera renovado, por lo que aceptó uno nuevo de características parecidas en Columbia, compañía para la que actuó en la comedia musical “Ladies of the chorus”, donde cantaba dos canciones.

A continuación consiguió, ya para la productora Metro Goldwyn Mayer, un papel breve pero de suma importancia para su futuro como actriz, en el excelente thriller “La jungla de asfalto” y después vino “Eva al desnudo”, película donde interpretaba a una superficial aspirante a actriz en lo que podríamos calificar como uno de los primeros papeles que respondían al estereotipo que más tarde se crearía de ella.

Ya para ese tiempo, Marilyn compaginó las profesiones de actriz y modelo, y dio su primer golpe en aras de la celebridad al posar para una sesión fotográfica cuyo resultado es aún hoy una de las más genuinas imágenes de una “pin-up girl”. Se trata de las imágenes que muestran en tomas cenitales a Marilyn desnuda sobre un cubrecamas de color rojo.

Llegó la década de los cincuenta, la de la consagración de la actriz. “Me siento rejuvenecer”  le dio lo que la carrera de Marilyn venía necesitando: demostrar su valía más allá de lo tonto que pudiera ser el personaje que interpretara.

Después se sucederían tres películas en las que su contribución era importante: “Niágara”, “Los caballeros las prefieren rubias” y “Cómo casarse con un millonario”. Como consecuencia de estos sensacionales trabajos, en 1954 le sería otorgado el prestigioso Globo de Oro a la mejor actriz.

Convertida en menos de un año en una de las estrellas más brillantes del firmamento cinematográfico hollywoodense, el 14 de enero de 1954 contrajo matrimonio con el mítico jugador de béisbol, Joe DiMaggio, uno de los primeros deportistas estadounidenses, cuya popularidad era comparable a la de una estrella del cine.

Pese a los éxitos profesionales que había obtenido en poco tiempo, su vida personal no era nada satisfactoria. Además del reciente fracaso sentimental con DiMaggio, no cesaba de luchar para demostrar que era algo más que una cara y una figura bonitas.

foto marylin monroe 1

La presión habitual a la que se sometía a una gran estrella, el menosprecio que sentía que le profesaban algunos profesionales de la industria y el descontento consigo misma no tardaron en hacer mella en Marilyn. Su comportamiento en los rodajes era cada día más problemático, con frecuentes impuntualidades, excusas para intempestivas ausencias y malas relaciones con actores y técnicos, todo esto resultado de su personalidad neurótica y obsesiva que revelaba carencias de afecto en su niñez y primera juventud que afectaban su desempeño. Por esta época comenzó a tomarse períodos de descanso en clínicas debido a las depresiones en que cada vez con mayor frecuencia se veía sumida.

1956 fue un año crucial en su vida, ya que el 29 de junio se casó con el dramaturgo Arthur Miller, para lo que debió convertirse previamente al judaísmo. La desenfadada e ingenua Marilyn Monroe no congenió con el exclusivo círculo de intelectuales en que se desenvolvía Miller, y a pesar de que no se divorciaron hasta 1961, pronto se distanciaron de forma irremediable.

marilyn monroe 6

Los últimos meses de la vida de Marilyn presentan una serie de zonas oscuras que probablemente nunca lleguen a esclarecerse, como su relación con el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, o más tarde con el hermano de éste, el senador Robert Kennedy. De cualquier modo, los nombres de ambos aparecieron entonces y siguen apareciendo hoy en el asunto de la muerte por suicidio de la actriz, el 5 de agosto de 1962 a causa de una sobredosis de barbitúricos.

Pese a la infinidad de biografías y libros que sobre ella se han escrito, en los que se ha podido percibir esa otra Marilyn que no se ajusta al tópico, aún hoy sigue apareciendo en primer lugar, o en un lugar muy destacado, en toda clase de ránkings más o menos frívolos, como la actriz cinematográfica más sexy de todos los tiempos o la mujer más sexy del siglo.