Seleccionar página

El entrenamiento autógeno es una técnica psicoterapéutica basada en la concentración pasiva en sensaciones físicas que puede utilizarse como técnica de relajación en caso de nerviosismo, trastornos del sueño, problemas digestivos, dolores de cabeza o hipertensión.

entrenamiento autogeno1

La finalidad de la terapia es desbloquear el propio potencial y llegar a desarrollar la capacidad de afecto y de creatividad y desinhibir rasgos positivos de la personalidad bloqueados con la educación y por vicisitudes de la vida.

El entrenamiento autógeno significa autorregulación, y se refiere a la forma en que la mente puede influir en el cuerpo para equilibrar los sistemas autorreguladores, que controlan la circulación, la respiración, la frecuencia cardiaca, y demás sistemas.

Se divide en varios niveles y el nivel básico funciona para la ansiedad y el estrés patológico. Es muy útil en trastornos psicosomáticos que afectan al 50% de la población, como el colon irritable y el bruxismo, y en enfermedades más graves de componente psicosomático, como lo es la hipertensión, el asma y el reumatismo poliarticular.

Se practica de la siguiente manera: Primero tienes que reducir la frecuencia cardíaca y realizar una respiración calmada, después relaja el cuerpo y las extremidades. Te enseña a mantenerte en estado de aceptación, aunque sea duro revivir una emoción dolorosa. El estado autógeno permite sobrellevarlo.