Seleccionar página

La hipotensión es más conocida como presión arterial baja. En general, esta es subestimada, pero lo cierto es que no solo causa mareos o desmayos, sino que, de no recibir el tratamiento adecuado, también puede poner en riesgo la vida.

hipotension 2

Para empezar, ten en cuenta que una persona es hipotensa cuando su presión arterial sistólica es de 90 milímetros de mercurio o menos y su presión arterial diastólica es igual o inferior a los 60 mm Hg.

¿Qué significan estos tipos de presiones? Bueno, empecemos por definir qué es la presión arterial. Como su nombre lo sugiere, esta es la medición de la presión de las arterias durante los períodos activos y pasivos de la actividad cardíaca. Así, la presión arterial sistólica representa la cantidad de presión que el corazón genera en el momento de bombear sangre a través de las arterias hacia todo el cuerpo.

Por su parte, la presión arterial diastólica se refiere a la cantidad de presión que existe en las arterias entre latido y latido, es decir, cuando el corazón está en reposo.

hipotension 3

La hipotensión puede atribuirse a diversos factores. Algunos de los más importantes son:

– El embarazo: Durante este período, el sistema circulatorio de la mujer se expande, por lo que es normal que los niveles de presión desciendan.

– Problemas cardíacos: Algunos de los más recurrentes son la bradicardia y problemáticas en las válvulas cardíacas.

– Problemas endócrinos: El mal funcionamiento de la glándula tiroides, la hipoglucemia y, en algunos casos, la diabetes también pueden ocasionar hipotensión.

– Deshidratación: Esta se produce cuando el cuerpo elimina más agua de la que recibe. La deshidratación no solo genera presión arterial baja, sino también fatiga y mareos.

hipotension 4

– Razones genéticas: Si tu madre o padre son hipotensos, tienes más probabilidades de padecer este problema.

Los principales síntomas de la hipotensión que se presentan son mareos, desmayos, falta de concentración, visión borrosa, náuseas, sensación de frío, palidez, respiración rápida y entrecortada, fatiga y depresión.

Si detectas en ti o en algún ser querido alguno de estos síntomas, es recomendable que consultes a un médico. En la mayoría de los casos, la hipotensión no es una problemática digna de preocupación; sin embargo, hay veces que es la indicadora de problemas de salud más graves.