Seleccionar página

Son muchas las razones por las que alguien puede verse en la condición de tener que reducir su consumo de carne. La hipertensión, el colesterol alto, problemas con el ácido úrico o los triglicéridos elevados son algunas de las patologías que pueden llevarnos a reducir la ingesta de esta proteína animal.

reducir carne roja 2

Sin embargo, para quien no está acostumbrado, puede representar un cambio demasiado radical, por eso te damos algunas claves para que descubras cómo reducir tu consumo de carne y garantizar tu salud:

Calidad

Si estás en pareja con un amante de la carne, es lógico que eliminar el consumo de carne en casa no sea una alternativa. En este caso, es fundamental que te centres en la calidad y no tanto en la cantidad. Evita los cortes baratos y opta por los orgánicos. Estos son más saludables, porque contienen menos grasas saturadas y más nutrientes, tales como el zinc, el hierro, el beta-caroteno y la vitamina E.

Espíritu aventurero

El espectro gastronómico es en verdad muy rico para que lo reduzcas a la carne roja. De hecho, hay una amplísima variedad de vegetales y hierbas que puedes degustar. Aventúrate a probarlas.

reducir carne roja 3

Nuevos platos

En vez de servirte esa porción de carne que siempre comes, ¿qué te parece si la reduces a la mitad? Puedes ocupar el espacio vacío con legumbres. Estas también contienen importantes proporciones de proteínas y son deliciosas.

Sustitutos

Cada vez hay más sustitutos de la carne. Ahora bien, no te recomendamos la ingesta de carne de soya, ya que este es un alimento muy procesado y cargado de conservadores. En su lugar, opta por alternativas como el tofu, el tempeh, el seitán, los granos enteros y las legumbres. Con ellas, podrás proporcionarle a tu organismo todos los nutrientes que necesita.

Motivos

Es fundamental que arraigues tu práctica de evitar la carne a determinados principios. Estos serán los que le conferirán el sentido más importante a tu decisión y los que les permitirán a tus seres queridos entenderte.