Seleccionar página

Cuando te mudas con tu pareja, son muchas las cosas que se ponen en juego, pues la convivencia no es fácil para nadie. Una de esas cosas, sin dudarlo, es la decisión de tener mascotas, pues puede pasar que tu pareja no desee tenerlas y tú sí. Incluso puede pasar que sea alérgica a los animales.

mascotas pareja 1

Este es uno de los problemas más comunes de convivencia de una pareja. Seguramente sabía con anterioridad que tenías a ese perrito o gatito inseparable y quizá no le tomó tanta importancia, pero resultó todo un dilema cuando cruzaron la puerta de su nido de amor.

Por eso, es importante que durante el noviazgo se trate de hacer conciencia sobre lo que representa para ti ese ser y que irá con ustedes si es que deciden vivir juntos.

Si el problema de tu pareja es sólo el simple desagrado por esa especie, trata de involucrarlo en sus cuidados y obséquiale literatura sobre el tema, pero también uno debe tener la apertura para hacer algunos cambios y a lo mejor, ya no podrá dormir contigo en la cama, sino que habrá que adaptarle un espacio para que pueda descansar.

mascotas pareja 2

Una forma de aligerar las posibles discusiones por el animal de compañía es platicar de las ventajas que tiene el tener una mascota. Dile que siempre tendrán a alguien que los reciba en forma alegre cuando lleguen a la casa y que además ganarán un guardián fiel y eterno si es que a tu pareja le desagradan los perros.

Si quieres un gato pero tu pareja no, puedes decirle lo inteligentes que son y la fidelidad que estos animalitos demuestran. Lo mismo ocurre si lo que quieres son aves o cualquier otra mascota que te guste, puedes comentarle las bondades que cada una de ellas tienen.

Una de las cosas por las que es probable que tu pareja no quiera una mascota en la casa, es por el hecho de tener que ocuparse del bienestar del nuevo integrante de la casa. Si esto es así, la solución es manifestarle que tú te encargarás de limpiar su hábitat, sacarlo a pasear en el caso de que sea un perro, limpiar lo que ensucia y reponer lo que rompe.

mascotas pareja 4

Si le prometes que te harás cargo de todo lo referente al animal, es probable que no tenga problemas. Pero, atención, cumple siempre con lo que prometiste y verás que con el tiempo también se encariñará con la mascota y querrá ocuparse de algunas tareas.

Si a pesar de todo, tu pareja sigue sin querer una mascota en la casa y se den discusiones a causa de ello, lo primero es que nunca te deshagas de una mascota simplemente dejándola en la calle. Existen asociaciones que pueden hacerse cargo de ella al exponerles el caso, así le darán albergue temporal y le encontrarán una familia adoptiva que cuente con las instalaciones adecuadas para la especie.

Si bien un animalito puede cambiar tu vida, no siempre es posible tenerlo ya que muchas veces no es aceptado por el otro miembro de la pareja por diversos motivos.