Seleccionar página

Hay variedad de formas de entrenar nuestros músculos y trabajar diferentes partes del cuerpo, y una de ellas es cambiando periódicamente los elementos deportivos que usamos y con un “foam roller” podemos trabajar muy a gusto.

foam roller 2

El “foam roller”  es un rodillo de espuma rígida que frecuentemente se utiliza para la rehabilitación o prevención de lesiones. Los hay de diferentes diámetros y longitudes, así como lisos o con textura y de variados colores.

Su utilización para producir un estiramiento pasivo de los músculos es muy frecuente; sin embargo, también admite otros usos para entrenar nuestros músculos.

Por ser un rodillo, puede emplearse como soporte para lograr un entrenamiento funcional de nuestro cuerpo, ya que resultará una superficie inestable que solicitará la contracción de diferentes músculos para mantener la posición adecuada durante la ejecución de ejercicios.

Es un elemento muy útil para trabajar la zona media del cuerpo y muy versátil, así como fácil de almacenar en casa si lo queremos emplear fuera del gimnasio.

foam roller 3

Si queremos utilizar el “foam roller” para tonificar y desarrollar diferentes músculos del cuerpo, lo recomendable es emplearlo como punto de apoyo, colocando sobre el mismo nuestros pies, la espalda o los brazos.

Concretamente con estos movimientos solicitaremos sobre todo músculos abdominales y lumbares, pudiendo trabajar desde el recto abdominal hasta los oblicuos y musculatura profunda como el transverso del abdomen.

Pero también existen otros ejercicios que ayudan a trabajar la espalda y desarrollar el equilibrio, así como la coordinación, resultando un movimiento funcional de alta intensidad, ideal para quienes llevan tiempo trabajando su cuerpo en el gimnasio.