Seleccionar página

Sabemos que el sodio es un mineral que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente, pero en la actualidad, su ingesta es excesiva, lo que perjudica la salud, así como nuestra estética.

consumo sodio 1

Un exceso de sodio en la dieta puede elevar la presión arterial y provocar hipertensión, una enfermedad cardiovascular silenciosa pero igualmente riesgosa para el organismo. Además, se ha probado que en personas con sobrepeso, la dieta rica en sodio se asocia a mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y a más probabilidades de morir por diferentes causas.

Es decir, para un corazón sano, que te permita rendir más en tu deporte preferido o que te permita vivir más y mejor, lo recomendable es controlar la ingesta de sodio en la dieta diaria.

Si quieres preservar la salud de tus dientes y de tus huesos, así como prevenir la osteoporosis a largo plazo, no sólo es importante consumir suficiente cantidad de calcio sino también prevenir los excesos de sodio, pues estos incrementan la pérdida de calcio por orina y puede provocar entre otras cosas, una pérdida de masa ósea.

consumo sodio 2

Aunque hay muchos factores que pueden influir sobre la salud de nuestro estómago y su función digestiva, es importante saber que la elevada ingesta de sodio se asocia a un mayor riesgo de sufrir gastritis, que no es otra cosa que la inflamación del estómago.

Esta condición puede acompañarse de dolor abdominal, distensión, acidez y otras molestias digestivas, pero además, se ha vinculado con mayor incidencia de cáncer de estómago.

Cuando hablamos de combinaciones peligrosas de alimentos, mencionamos que la presencia de sal junto a grasas en una preparación o en un producto alimenticio, puede incentivarnos a comer más, y reducir el control sobre nuestra ingesta de alimentos.

consumo sodio 5

El poder adictivo del sodio puede conducirnos no sólo a una mayor ingesta de calorías sino también, a un exceso continuo de este mineral, lo cual, sin duda, condiciona nuestra salud.

Para cuidar los riñones, también es de gran ayuda tener un consumo controlado de sodio, pues a mayor sodio, más exigencia al funcionamiento renal, que debe intentar mantener un equilibrio entre sodio y agua en nuestro cuerpo.

Una ingesta de sodio excesiva prolongada en el tiempo, puede dañar nuestros riñones y conducirnos, entre otras cosas, a la acumulación de toxinas en nuestro cuerpo.

consumo sodio 3

En el plano estético, la razón principal por la que el sodio puede afectar es porque entorpece la circulación sanguínea, lo cual puede dar origen a edemas, retención de líquidos, problemas vasculares visibles como várices e incluso, ojeras o piel seca y opaca.

Además, como hemos dicho anteriormente, si con mucho sodio perdemos calcio, también tenemos riesgo de que nuestros dientes se vean afectados y nuestra sonrisa resulte dañada.

Entonces, para cuidar nuestra salud por dentro y lucir bien por fuera, es importante controlar la ingesta de sodio, comenzando, sobre todo, por eliminar los alimentos procesados de nuestra dieta e incrementar la presencia de alimentos frescos y naturales en la mesa diaria.