Seleccionar página

No siempre se admite que se tiene un problema con el alcohol y aunque las señales que emitimos resultan en muchos casos muy evidentes, en otros, se convierten en algo que no queremos ver.

alcoholismo 1

Seguramente los problemas que podamos tener con el alcohol, así como con las borracheras que ocasionan ciertas mezclas de bebidas, tengan su origen en otra razón relacionada con problemas o vivencias de nuestro día a día, por ello, hay que poner atención en algunos hábitos que podrían indicarte que tienes problemas con el alcohol.

Pierdes el control de tus actos

Si en reuniones informales de la oficina, te emborrachas y actúas sin cautela, diciendo cosas que sabes pueden traerte consecuencias, y pareciendo que te da igual, el alcohol podría estar entre una adicción peligrosa para ti y tu futuro.

Te transformas el fin de semana

Cuando sales, siempre buscas excusas para beber y los que te conocen, te ven como si se tratase de otra persona. Entre los efectos desinhibidores del alcohol y lo bien que te hace sentir, tienes un carácter completamente distinto.

alcoholismo 2

Beber te hace sentir mejor

Si entiendes el alcohol como un refugio de tus problemas, y cada vez que bebes te sientes mejor, aunque todavía no haya una adicción, podrías caer en ella y es importante que lo consultes con un médico cuanto antes.

Olvidas tus responsabilidades

Sabes lo que tienes que hacer, pero bebes un poco de alcohol, y aquello que parecía ser realmente importante deja de parecerlo. Así que sigues a lo tuyo y ya se hará luego.

La gente de tu círculo te lo comenta

Si en alguna ocasión te han mencionado que estás bebiendo mucho, deberías considerar que quizás tengan algo de razón, y seas tú el que está equivocado al respecto.