Seleccionar página

Si tienes 22 años y eres recién graduado de la Universidad, seguramente ya estás trabajando o estás listo para conseguir tu primer empleo. Una de las cosas que debes saber es que cuando una persona inicia su vida laboral tiene derecho a elegir una Afore, un instrumento clave para el éxito de tu retiro.

afores 3

Desde el primer día de trabajo entras en una nueva etapa de responsabilidades y actividades. El área de Recursos Humanos te dará a firmar un contrato, papeles para ingresar al IMSS, claves, horarios, etc. En este momento tendrás la oportunidad de elegir una empresa que administre tu fondo de ahorro para el retiro y puedas disfrutar una vida digna cuando llegue la edad de tu jubilación.

¿Por qué debes elegir desde ahora la Afore? A diferencia de lo que muchos piensan, no se trata de una prestación que te da la empresa o el gobierno, sino de un método para hacer una gran alcancía para cuando te retires.

Lo primero es que elijas bien desde un principio. Antes de que firmes un contrato con cualquier Afore, es necesario que conozcas los productos que ofrecen las diferentes instituciones, para lo que puedes ingresar en la página de la Consar.

afores 2

Luego de haber revisado el rendimiento neto que te ofrece cada una de las Afores, puedes contactar a un asesor para acordar una cita y que te explique cómo administrará los recursos en el producto que seleccionaste a lo largo de tu vida laboral.

El gran valor de empezar a cotizar joven es que podrás tener una alcancía más robusta, así que cuando empieces a disfrutar de tus primeros sueldos ten presente siempre que una parte también la gastas pagándote el ahorro para tu futuro.

Para evitar que tu alcancía esté casi vacía, existe la opción de realizar aportaciones voluntarias, para hacer crecer tu ahorro con la cantidad que determines, por lo que es recomendable que deposites mensualmente al menos el cinco por ciento de tu sueldo de forma voluntaria.

afores 1

Estas aportaciones, mientras no las retires de la cuenta, te pueden servir para deducir impuestos, una ventaja que por desconocimiento se utiliza poco, sin embargo es una ayuda que puedes utilizar.

En el caso de que la empresa en donde entraste a trabajar te pague por honorarios y no cuentes con ningún tipo de prestación en el IMSS o ISSSTE, es recomendable que tengas tu Afore por cuenta propia. Inscríbete y pide tu cuenta individual, tendrás que realizar tus aportaciones voluntarias, pero puedes recibir beneficios fiscales por ello.