Seleccionar página

Delicada como el cristal, elegante como la aristocracia que nunca tuvo el imperio, víctima de los abusos del clan al que decidió sumarse para convertirse en leyenda, pero sobre todo, la Primera Dama más venerada de todos los tiempos, Jacqueline Kennedy Onassis tuvo sus claroscuros; por un lado, representa el ideal de la gracia femenina, la belleza, elegancia e inteligencia; por otro, la mujer astuta, frívola y ambiciosa, empeñada a toda costa en emparentar con el poder.

jackie kennedy 5

Para muchos, fue una de las mujeres más importantes del siglo XX. Primera dama a los 31 e incuestionable ícono de moda, impuso un estilo de mujer y madre “perfecta” en tiempos en los que la hipocresía era un modo de vida. Tanto, que la foto que la muestra vistiendo su clásico traje rosa manchado de sangre al lado de su marido recién asesinado la llevó a inmortalizarse casi como una heroína de fines de la modernidad.

Pero no todo en la vida de Jacqueline Lee Bouvier Kennedy Onassis fue un lecho de rosas, ni mucho menos. Detrás de los millones, los lujos y los excesos se escondieron lágrimas, traiciones y, por qué no, venganzas, tal cual guion de una novela de ficción.

Jacqueline Lee Bouvier nació en Southampton, Nueva York. Era hija de un corredor de bolsa de origen francés y se educó en las mejores escuelas privadas, además de actividades propias de una niña de la época como estudiar ballet, montar a caballo y escribir poemas y cuentos que ilustraba ella misma.

jackie kennedy 2

En 1942, luego de la separación de sus padres, comenzó a trabajar de fotógrafa en Washington, donde tuvo la oportunidad de conocer  a muchos políticos, entre ellos a su futuro marido, John Fitzgerald Kennedy, con quien se casaría en 1953.

El efecto de “cuento de hadas” duró poco, hasta que Kennedy comenzó a tener amantes sólo unos meses después de su casamiento. Y no fue sólo Marilyn Monroe, tal vez ella fue su rubia debilidad más famosa, pero la lista fue interminable.

Ya como esposa del presidente más joven y católico de la historia de Estados Unidos, dedicó mucho tiempo y esfuerzo a hacer de la Casa Blanca un museo de historia americana y de las artes decorativas, así como una residencia familiar llena de elegancia y de encanto.

En 1963, cuando su marido fue asesinado en Dallas, se transformó en la viuda de una nación entera y fue el símbolo mundial del testimonio del asesinato de su marido. Pero cuando decidió casarse con el magnate Aristóteles Onassis, uno de los hombres más ricos del mundo, los norteamericanos sintieron una traición, aunque años más adelante, le perdonaron.

jackie kennedy 4

El matrimonio no fue por amor. Las relaciones con los hijos de Onassis fueron tortuosas y Jackie al poco tiempo de casada, dio rienda suelta a una serie de gustos extravagantes que su afligido marido tenía que satisfacer a costa de grandes sumas de dinero en recursos malgastados y dedicación extra de sus empleados.

Jackie pasó los últimos años de su vida junto a Maurice Tempelsman, un industrial belga, comerciante de diamantes. En 1994 se le diagnosticó un linfoma, un tipo de cáncer que estaba en avanzado estado de desarrollo. Murió en su apartamento de la Quinta Avenida de Nueva York, el 19 de mayo de ese mismo año a la edad de 64 años.

Hoy es un mito, un modelo de mujer maravillosa con personalidad cautivante, a la que todas las demás mujeres han imitado usando sus cortes de vestidos, peinados y perfumes.