Seleccionar página

Los glúteos son uno de los grupos musculares más descuidados entre los hombres, quizá, porque por naturaleza poseen más firmeza y tonicidad que en la mujer; sin embargo, más allá de la estética, hoy te damos cuatro buenas razones para trabajar tus glúteos y no olvidarlos en tu rutina de entrenamiento.

gluteos hombre 4

Glúteos fuertes y mejor postura corporal

Sin glúteos no podríamos sostener una posición erguida, pues estos son músculos de sostén; por ello, si buscas elegancia con ayuda de una buena postura, es indispensable trabajar y fortalecer los glúteos.

No sólo nos ayudarán a mejorar nuestra postura, sino también a equilibrar el tronco con cada paso que damos. Unos glúteos fuertes mejoran la postura corporal al prevenir la hiperlordosis lumbar, por contribuir a mantener la pelvis en una posición adecuada y así, cuidar de la columna.

Fortalecimiento glúteo y mejor rendimiento deportivo

El trabajo de glúteos favorece movimientos cotidianos en el mundo deportivo o durante la ejecución de diferentes ejercicios, como por ejemplo, subir y bajar escalones, levantarnos de una silla, saltar, caminar o correr. Por ello, además de trabajar los glúteos por estética, debemos dedicar unos minutos a su fortalecimiento si queremos mejorar el rendimiento físico y deportivo.

gluteos hombre 3

Glúteos de acero para prevenir molestias frecuentes

El tan molesto y frecuente dolor de espalda puede evitarse con el fortalecimiento de los glúteos, estos tienden al debilitamiento al igual que otros músculos y ello puede favorecer el desequilibrio muscular.

El llamado síndrome cruzado inferior suele causar dolor de espalda y se produce a causa del debilitamiento de glúteos y abdomen que alteran la postura corporal y desequilibran los músculos del cuerpo. Así, para prevenir este dolor frecuente y otras molestias que pueden generarse a causa de desequilibrios musculares, es fundamental trabajar los glúteos.

Glúteos, los grandes maltratados por el sedentarismo

Como hemos dicho, los glúteos tienden a la hipotonicidad, y si bien están involucrados en muchos movimientos cotidianos y en casi todos los ejercicios o deportes, el sedentarismo es su gran enemigo.

Pasar muchas horas sentados debilita estos músculos, conduciéndolos a la inhibición y no favoreciendo en nada su fortalecimiento. Los glúteos son los grandes maltratados por el sedentarismo a los cuales debemos prestar especial atención al momento de entrenar.

Si bien el principal motivo por el cual acudimos a un gimnasio es lucir mejor, debemos considerar estas cuatro razones para trabajar glúteos, más allá de la estética, para que nunca olvidemos que su fortalecimiento puede cuidarnos por dentro, además de permitirnos estar mejor por fuera.