Seleccionar página

Por estos días el consumo de la leche de vaca no pasa su mejor momento, ya que parece ser que otras la han destronado, adjudicándole varios efectos nocivos.

leche almendra 4

Cada día ganan más poder otras alternativas, como la leche de soya, de arroz o de almendras. En concreto, esta última posee grandes beneficios para la salud de la mujer.

Lo primero que debemos saber es que la leche de almendras tiene la misma consistencia que la de vaca, pero un sabor mucho más ligero y dulce. Si lo preferimos, podemos utilizarla en bizcochos y otros postres en lugar de tomarla sola.

Este tipo de leche posee grandes propiedades para la salud, ya que es un alimento completamente vegetal y natural, sin aditivos ni conservantes. Es rica en calcio, hierro, magnesio, potasio, omega 6, zinc y vitaminas E, A y D. Además no contiene gluten, lactosa ni colesterol, y posee un alto índice de proteínas.

leche almendra 1

La leche de almendras está muy recomendada para embarazadas y mujeres en período de lactancia, gracias en gran parte a que es muy fácil de digerir; de hecho puede paliar las náuseas y los vómitos propios de la gestación.

Además, nos proporciona una buena dosis de calcio, muy necesario durante el embarazo. Asimismo, las proteínas que nos aporta ayudan a formar tejidos del feto y al desarrollo de su sistema nervioso.

Otro de los grandes beneficios de la leche de almendras es que es muy baja en calorías, lo que la hace ideal para dietas de adelgazamiento. En comparación, la leche de vaca posee muchas más calorías, incluso en su versión descremada.

leche almendra 3

En cuanto a sus usos estéticos, su alto contenido de vitamina B2 ayuda a mantener el pelo, la piel y las uñas fuertes y sanos.

Este alimento es muy efectivo para combatir problemas gastrointestinales, pues la almendra es fácil de digerir. Contiene mucha fibra, lo que ayuda a proteger las paredes de los intestinos y al buen funcionamiento del sistema digestivo; regula también la absorción de los azúcares y el colesterol.

Muchas personas sufren intolerancia a la lactosa, por lo que tienen que optar por otras alternativas. La leche de almendras es ideal en este caso, ya que al ser totalmente de origen vegetal, evita las digestiones pesadas y los dolores de estómago. Además aporta una buena dosis de calcio, vitaminas y minerales, de manera que hace de la leche de vaca algo totalmente prescindible.