Seleccionar página

El español Salvador Dalí fue uno de los más destacados representantes del surrealismo, famoso tanto por sus impactantes obras plásticas como por su estrambótica personalidad.

dali 2

Como artista extremadamente imaginativo, manifestó una notable tendencia al narcisismo y la megalomanía, cuyo objeto era atraer la atención pública. Esta conducta irritaba a quienes apreciaban su arte y justificaba a sus críticos, que rechazaban sus conductas excéntricas como un reclamo publicitario ocasionalmente más llamativo que su producción artística.

Sus habilidades pictóricas se suelen atribuir a la influencia y admiración por el arte renacentista. También fue un experto dibujante. Los recursos plásticos dalinianos abordaron además el cine, la escultura y la fotografía, lo cual le condujo a numerosas colaboraciones con otros artistas audiovisuales.

Salvador Dalí nació en el seno de una familia burguesa, hijo de un notario y de una sensible dama aficionada a los pájaros. En su autobiografía “La vida secreta de Salvador Dalí” escribiría: “A los tres años quería ser cocinero. A los cinco quería ser Napoleón. Mi ambición no ha hecho más que crecer y ahora es la de llegar a ser Salvador Dalí y nada más. Por otra parte, esto es muy difícil, ya que, a medida que me acerco a Salvador Dalí, él se aleja de mí”.

dali 4

Puesto que la persecución sería incesante y el objetivo no habría de alcanzarse nunca, y dado que en ningún recodo de su biografía estaba previsto que hallara el equilibrio y la paz, Dalí decidió ser excesivo en todo, interpretar numerosos personajes y sublimar su angustia en una pluralidad de delirios humorísticos y sórdidos.

Se definió a sí mismo como “perverso polimorfo, rezagado y anarquizante”, o “blando, débil y repulsivo”, aunque para conquistar esta laboriosa imagen publicitaria antes hubo de salvar algunas pruebas iniciales, y si el juego favorito de su primera infancia era vestir el traje de rey, ya a los diez años, cuando se autorretrata como “El niño enfermo”, explora las ventajas de aparentar una constitución frágil y nerviosa.

Su precocidad fue sorprendente: a los doce años descubrió el estilo de los impresionistas franceses y se hizo impresionista; a los catorce estudió el arte de Picasso y se hizo cubista, y a los quince se convirtió en editor de la revista Studium, donde dibujaría brillantes pastiches para la sección titulada “Los grandes maestros de la Pintura”.

dali 5

Durante su vida se relacionó con figuras como el gran poeta granadino Federico García Lorca y el futuro cineasta surrealista, Luis Buñuel, de quien se distanciará irreversiblemente en 1930, así como con Pablo Picasso y Joan Miró y, con la ayuda de este último, se unió al grupo surrealista que lideraba el poeta André Breton.

Salvador Dalí se enamoró de Gala, su musa, en el verano de 1929 y con ella gozó por primera vez de las mieles del erotismo. Es la época en que pintó “Adecuación del deseo”, “Placeres iluminados” y “El gran masturbador”, pintura que fue atacada y desgarrada por el fanático grupo puritano los Camelots du Roy.

Unos pocos años en el grupo bastaron para que Dalí se convirtiera en la gran figura del surrealismo y su obra alcanzase una considerable resonancia internacional. El desarrollo de la Guerra Civil española y el presagio de la Segunda Guerra Mundial había provocado en Dalí el deseo de refugiarse en un mundo sin conflictos, y exaltó su experiencia surrealista retomando la iconografía renacentista e interesándose, sobre todo, por el valor económico de sus cuadros.

dali 3

En 1948 regresó a España, fijando su residencia de nuevo en Port Lligat y hallando en el régimen del general Franco toda suerte de facilidades. El gobierno incluso declaró aquel rincón catalán que tanto fascinaba al pintor “Paraje pintoresco de interés nacional”.

Hacia la década de los ochenta, la salud de Dalí se deterioró seriamente. Con la muerte de Gala, su estado era lamentable, y su mano sufría constantes temblores que evidenciaban el progreso de la enfermedad de Parkinson.

El 23 de enero de 1989 murió a causa de una parada cardiorrespiratoria en Figueras, con 84 años, y cerrando el círculo fue enterrado en la cripta de Figueras, situada en su casa-museo.

Místico y narcisista, impúdico exhibidor de todas las circunstancias íntimas de su vida y quizás uno de los mayores pintores del siglo XX, Salvador Dalí convirtió la irresponsabilidad provocativa no en una ética, pero sí en una estética, una lúgubre estética donde lo bello ya no se concibe sin que contenga el inquietante fulgor de lo siniestro.