Seleccionar página

Es común que entre los jóvenes estudiantes surja la preocupación de su presente y futuro debido a que se dan cuenta de la inmensa responsabilidad que conlleva crecer. Razón suficiente por la que algunos jóvenes pueden llegar a estresarse de más y parecen perder su camino. Si tienes un (a) hijo (a) o eres un caso de estos, no te preocupes y sigue leyendo.

carrera

En primer lugar, hay que aclarar que existen diversas razones por las cuales un joven o adolescente quiere “abandonar” sus estudios. Ya sea porque les preocupa la economía y sienten la necesidad de reducir de esta manera el gasto familiar, o puede ser el caso de que no sepan qué carrera estudiar, cuál carrera elegir de entre tantas que les llaman la atención, comentarios de amigos, buscar la “independencia” y/o “salirse de casa” (sea por el motivo que sea), confusión, problemas familiares, una situación traumática, etc.

educacion

¿Qué hacer si eres un (a) joven en esta situación?

1. Relájate. No es el fin del mundo a menos que armes un verdadero drama, como quien dice “una tormenta en un vaso con agua”. Aprende antes que nada a escuchar a tus padres y buscar tener una conversación sana de la cual salga una solución en vez de una discusión que termine sacándote de quicio y desesperando a tus padres.

2. Pon las cartas sobre la mesa. Primero debes tomarte el tiempo para investigar carreras, escuelas, oportunidades de becas, pedir consejos de amigos, familiares y conocidos. También para pensar en pros y contras de estudiar fuera, o si ya estás estudiando y no estás muy convencido que digamos, en las consecuencias de abandonar la carrera.

loca

3. Aprende a expresarte adecuadamente. Siempre que hables con tus padres debes estar un paso adelante de ellos y tener buenos argumentos, lógicos, congruentes y flexibles a ser modificados en caso de ser necesario. No te desesperes si al principio parecen imponer sus opiniones, recuerda que son papás y ya pasaron por cosas similares.

4. Piensa maduramente e intenta llegar a un acuerdo. Sé realista y piensa que de algún modo u otro, sea la edad que tengas, la casa de tus padres siempre será la casa de tus padres con sus reglas. Por lo tanto deberás seguirlas y buscar llegar a acuerdos que a todos (incluido tú), les convenga. Debes ceder hasta la medida de lo posible y permitir que tus padres cedan en lo que ellos crean pertinente. También debes ser consiente de que debes tener un trabajo del que percibas un ingreso suficiente para sobrevivir tú solo en el futuro, que tus padres no resolverán todos tus problemas y que si quieres tomarte un tiempo para descansar y pensar en todo esto, el tiempo corre y deberás planificar antes de que puedas llegar a arrepentirte de cualquier cosa.

papas

5. Conoce tus capacidades. Si por más que intentas embarcarte en la experiencia de una carrera, sientes que no tienes las habilidades necesarias o te cuesta más trabajo del normal, lo primordial es que te conozcas a ti mismo. Intenta nuevas actividades, lee más, observa más, piensa en el presente y las necesidades en la sociedad actual. Seguro encontrarás una motivación o una idea para emprender a futuro un negocio.

6. No te vayas por “lo fácil”. Parece mentira pero lo que solemos creer que es lo correcto, muchas veces no lo es. Piensa bien en las opciones y escribe una lista de consecuencias.

7. Antes de tomar una decisión… Debes estar 100% seguro antes de tu decisión final. Es cierto que el último que decide eres tú, pero por favor, considera a los demás miembros que pueden ser afectados de una u otra manera con tu resolución.

¿Qué hacer si eres papá o mamá con una situación así?

Como padres, es nuestra labor asesorar a nuestros hijos. No podemos dejar que él tome una decisión, sin estar seguro que es lo que él quiere, pero tampoco la idea es imponer nuestras preferencias de lo que él debe estudiar.

1.Aprende a escuchar. Sé paciente, ponte en su lugar; seguramente tú también estuviste lleno de dudas. Así que busca tener un diálogo sin hacerlo sentir interrogado por guardias de seguridad. Entre más presión ejerzas sobre él/ella, menos será posible entablar una plática productiva y huirá muy rápido; en cambio, entre más tranquilo te muestres, más flexible seas con sus pensamientos y opiniones, las cosas fluirán mejor.

mama hija

2. Establezcan acuerdos. La elección de una carrera universitaria acompañará a nuestros hijos por el resto de sus vidas. Es por esto que, a la hora de orientarlo, por más consejos que le demos, la decisión final de qué profesión estudiará será una elección exclusivamente suya. No lo presiones con elegir una carrera que a ti te hubiese gustado estudiar o que mantenga tradiciones familiares. Y por otro lado no seas demasiado flexible, las reglas siempre deben existir, y como padre de familia debes establecer límites cuidando que no seas demasiado opresivo ni por otro extremo diligente.

3. Sus decisiones, sus consecuencias. Lo más importante es que te plantes firmemente en la postura justa de que él/ella debe hacer frente a los resultados que obtenga de sus propias decisiones. No lo ayudes de más facilitándole las cosas y como dirían por ahí “dándole todo masticadito y a la boca”. Si tu hijo (a) tomó la decisión de abandonar la escuela, no pagues sus salidas o actividades de ocio. Hazle ver que si quiere ese tipo de libertades, él mismo debe buscar tener un ingreso para solventar sus gastos. También aclara que en la familia absolutamente todos deben ayudar a las labores del hogar.

4. Amor y apoyo ante todo. Los padres son el mejor apoyo de los hijos y ellos necesitan saber que, incondicionalmente, su familia acepta sus decisiones aunque puedan no estar de acuerdo. Demuéstrale confianza y respeto y tu hijo (a) será recíproco. Ciérrate a sus ideas y propuestas y recibirás lo mismo de su parte.

En caso de que la situación sea más grave o requieran atención familiar, acudan con un profesional de la psicología educativa.

psicologia educativa

Te recomendamos también leer el caso de Federico Bongiorno (Mi experiencia abandonando la universidad y algunos consejos para que tú también puedas hacer lo mismo), un chico que se vio en esta situación.

Psic. Karina Huerta