Seleccionar página

El 10 de mayo de 1960, nadie hubiera imaginado que Paul David Hewson, conocido mundialmente por su seudónimo artístico Bono, estaría liderando a una de las bandas de rock más grandes del planeta por más de 30 años.

bono 1

En aquella Dublín, sus primeros años de vida no fueron muy diferentes de los de cualquier muchacho irlandés, tratando de encontrar su lugar en aquel mundo entre la religión, las inquietudes artísticas y las humildes perspectivas de futuro.

Su inquietud y vivacidad lo distinguieron en el ajedrez y el arte, además de que fue considerado un buen pintor. Su popularidad lo llevó a tener muchas novias que adoraban su romanticismo y su dulce manera de hablar; sin embargo el artista, distinguido desde siempre por la curiosidad, descubrió que el placer más grande era actuar con una compañía escolar de teatro, porque ahí podría verse cantando en el escenario.

A los dieciséis años respondió a un anuncio publicado por un compañero de escuela para conformar una banda: Larry Mullen, futuro baterista de U2. Al llamado acudió un músico y constructor de guitarras llamado Dave Evans, “The Edge”; su hermano Dick Evans, quien salió al poco tiempo, y Adam Clayton, un bajista aficionado.

bono 3

Bono todavía no podía tocar la guitarra, ni tampoco llevar una melodía, pero su encanto sincero, su intensa alma poética y su teatral forma de ser, le dieron la posición de escritor y elemento principal en la agrupación.

Los cuatro miembros restantes formaron una banda llamada ‘Feedback’, nombre que luego se cambió a ‘The Hype’, para después quedar en U2.

A principios de los años 80, Bono era un adolescente rebelde y lleno de anhelos, lo cual fue plasmado en álbumes como “Boy” (1980), “October” (1981) y “War” (1983) con temas como “I will follow”, “New year’s day” y “Sunday bloody Sunday”.

Ese mismo estilo expresó la agrupación en sus siguientes materiales discográficos: “The unforgettable fire” (1984), “The Joshua tree” (1987) y “Rattle and Hum” (1988), donde se incluyeron temas clásicos de la banda como “Pride (In the name of love)”, “With or without you” y “Where the Streets Have No Name”.

Llegaron los noventa, cuando el curso social amenazaba a la banda por sus cargas políticas, característica de Bono, y reinventaron su sonido. Renovada la imagen de la agrupación, reapareció en la escena musical con “Achtung baby”, quizá el mejor de sus álbumes, y siguieron “Zooropa” (1993), “Pop” (1997), “All that you can’t leave behind” (2000), “How to Dismantle an Atomic Bomb” (2004), “No Line on the Horizon” (2009) y “Songs of Innocence” (2014).

Al mismo tiempo, Bono comenzó su activa labor humanitaria que viene desplegando desde hace años. Entre sus causas más promovidas se cuentan la lucha contra la pobreza y el hambre en el continente africano y la supresión de la deuda externa en aquellos países subdesarrollados.

Por su estrecha colaboración en causas humanitarias, Bono se ha ganado el respeto de personalidades y mandatarios del mundo como el expresidente sudafricano Nelson Mandela, o el expresidente de Estados Unidos, William Clinton, entre muchos otros. Asimismo, ha sido nominado en dos oportunidades al Premio Nobel de la Paz y también distinguido con diversos nombramientos como el de Caballero de la Orden del Imperio Británico, la Legión de Honor francesa, el Premio Cumbre de la Paz, entre otros.

En el plano personal, Bono, a diferencia de muchos “rock stars”, siempre ha mantenido un perfil bajo, incluso está casado desde el año 1982 con su novia de la adolescencia, Alison Stewart, con quien tuvo a sus cuatro hijos.