Seleccionar página

La Alameda Central es uno de los parques públicos más antiguos de la Ciudad de México; por siglos ha sido el lugar de esparcimiento más entrañable para los habitantes de la capital del país.

alameda central 1

Fue creada en el siglo XVI por el Virrey Luis de Velasco, quien ordenó se construyera “un paseo para darle belleza a la ciudad y que la vez fuera lugar de recreo de sus habitantes”.

Se le nombró Alameda, porque en el lugar se sembraron un gran número de álamos en el límite oriente de la entonces joven ciudad virreinal, al sur del Templo de la Santa Veracruz y limitada por las actuales Avenidas Hidalgo y Juárez.

En vista del lento crecimiento de los álamos se decidió retirarlos y sembrar en su lugar fresnos y sauces, debido a que se desarrollan con mayor rapidez; sin embargo, el nombre de Alameda perduró hasta nuestros días.

alameda central 4

Tras la culminación del mandato del Virrey Velasco, la Alameda decayó hasta el punto de haber sido utilizada por vecinos de la ciudad para que pastaran sus caballos. En respuesta a tal situación, este parque tuvo que ser bardeado y así permaneció por varios años.

En algún tiempo, en el límite poniente del parque en la plazoleta de San Diego, funcionó la hoguera de la Inquisición, donde eran condenados a muerte los ateos, judíos o cualquier persona que no fuera conveniente para el régimen.

Años más tarde, con la ascensión al trono de España de la dinastía de los Borbón, Felipe V, quien había conocido la belleza de los jardines de Versalles y la preocupación por la belleza característica de la corte del “Rey Sol”, encargó personalmente para la Alameda, que se construyeran varias fuentes, se sembraran nuevos árboles y ampliaran los portones de acceso al parque.

alameda central 5

Durante esa etapa la Alameda era el sitio favorito para el amor, a ella acudían todos los jóvenes y doncellas casaderas, que tras elaborados ritos de gestos y señas con su pañuelo y claro, con una rigurosa supervisión por parte de sus familiares, podían iniciar un romance.

Durante la duración del Segundo Imperio, la Alameda Central era uno de los paseos favoritos de la emperatriz Carlota Amalia, esposa del emperador Maximiliano de Habsburgo.

Posteriormente, el presidente Benito Juárez mandó derribar los muros de la Alameda para “evitar crímenes que pudieran cometerse a favor del abandono y de las sombras”. Asimismo introdujo un sistema de iluminación en 1868.

alameda central 6

Porfirio Díaz, como parte de las obras que emprendió para el mejoramiento de la ciudad, dio mantenimiento a la Alameda Central y mandó edificar el Palacio de Bellas Artes en el límite oriente y erigió el Hemiciclo a Juárez en el costado sur del parque, donde anteriormente se encontraba el Kiosco Morisco, que tras una breve estadía en esta alameda, fue trasladado en 1909 a la Colonia Santa María La Ribera.

También retomó la costumbre que había iniciado el virrey Bucareli de realizar recitales musicales los domingos.

Ya en el siglo XXI, en noviembre de 2012 fue reinaugurada la Alameda Central, tras la realización de trabajos de renovación como la plantación de árboles y la restauración de las fuentes, las esculturas y el Hemiciclo a Juárez, además, se construyeron cuatro nuevas fuentes ubicadas en las esquinas de la Alameda, la calle de Ángela Peralta se volvió peatonal y se instaló alumbrado público.