Seleccionar página

En un hecho simbólico destinado a detener la caza ilegal de elefantes en África, este sábado se quemarán 105 toneladas de marfil, muchas aún en forma de colmillo, a fin de evitar su comercialización.

colmillos de elefante y1
La población de elefantes en África ha caído más de dos tercios en los últimos 30 años, estimó la Elephant Protection Initiative, una de las coorganizadoras de la llamada “Cumbre de los Gigantes” que cerrará sus trabajos con esa incineración.

A la fecha se calcula que en el continente africano existe unos 470 mil paquidermos, un tercio del millón 300 mil que vivían hace 30 años, indican los documentos de esta cumbre, organizada por el Club de los Gigantes y la primera en su tipo.

Muchos de los colmillos, y también tonelada y media de cuernos de rinocerante, ya se encuentran formando piras, que arderán la noche de este sábado en recuerdo de los 33 mil elefantes que cada año son cazados fuera de la legalidad.

Los datos del Club de Gigantes, organizadora de esta reunión y que se dedica a la protección de los elefantes, señalan que en África alrededor de mil guardias forestales que protegen a elefantes rinocerontes han muerto desde 2003.

La protección de estos grandes mamíferos se enfrenta al problema de la demanda, como por ejemplo en China, uno de sus principales adquirientes, donde la talla del marfil es considerada una herencia cultural intangible.

Tanto en China como en Estados Unidos, otro importante consumidor, está pendiente la prohibición total del comercio de marfil, que ayudaría a reformar el marco legal en los países africanos.

Por lo pronto uno de los principales problemas es que familias enteras de elefantes son masacradas, lo que reduce las posibilidades de procreación.

Este problema, que ha crecido desde su detección en 2009, podría casi extinguir a los elefantes en menos de una década, pero en África Central y Occidental, 65 por ciento de su población de elefantes ya ha desaparecido.

También existe preocupación porque el dinero del tráfico ilegal de marfil alimenta a redes del crimen organizado y del terrorismo.

La Cumbre de los Gigantes empezó el pasado jueves en la central ciudad keniana de Nanyuki con la presencia de líderes políticos africanos, inversionistas, filántropos y conservacionistas y la meta de proteger a 40 mil elefantes para 2020.