Seleccionar página

De los cientos de lunas de nuestro sistema solar, Titán es la única con una atmósfera gruesa y grandes depósitos de líquido en su superficie, por lo que es en cierto modo parecido a un planeta como la Tierra.

cassini titan

Tanto la Tierra como Titán tienen atmósferas dominadas por el nitrógeno – más del 95% en el caso de Titán. Sin embargo, a diferencia de la Tierra, Titán tiene muy poco oxígeno; el resto de la atmósfera es principalmente metano y trazas de otros gases, incluyendo etano. Y a las temperaturas gélidas que se encuentran lejos del Sol, el metano y el etano en principio, pueden asentarse en la superficie en forma líquida.

Por esta razón, los científicos habían especulado mucho sobre la posible existencia de lagos y mares de hidrocarburos en Titán, y los datos de la misión Cassini de la NASA no defraudaron. Desde su llegada al sistema de Saturno en 2004, la nave espacial Cassini ha revelado que más de 1.6 millones de kilómetros cuadrados de la superficie de Titán – casi el dos por ciento del total – están cubiertos de líquido.

Hay tres grandes mares, todos cercanos al polo norte de la luna, rodeados de docenas de lagos más pequeños en el hemisferio norte. Sólo un gran lago se ha encontrado en el hemisferio sur.

La composición exacta de estos depósitos de líquido no se había determinado del todo hasta 2014, cuando se utilizó por primera vez el instrumento de radar de Cassini para demostrar que Ligeia Mare, el segundo mar más grande de Titán y similar en tamaño al lago Hurón y el lago Michigan combinados, es rico en metano y no en etano, como se creía anteriormente. Sin embargo, aún los científicos están investigando el por qué de dicha composición.

El nuevo estudio se basa en datos recogidos con el instrumento de radar de Cassini durante el sobrevuelo de Titán entre 2007 y 2015.

Fuente: NASA