Seleccionar página

La obesidad es una enfermedad cuya prevalencia se ha duplicado en poco más de tres décadas, dando como resultado que en el 2014 convivieran en todo el mundo más de 600 millones de adultos obesos, un incremento que, según una nueva investigación, podría explicarse por la adopción del denominado “estilo de vida occidental” en muchos países del mundo.

china obesidad 2

Como muestra el estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Shandong en China, la prevalencia de obesidad entre la población infantil y adolescente de China, de tan solo 1 por ciento en 1985, se estableció en 2014 en un 9 por ciento en el caso de las mujeres menores de edad y en hasta un 17 por ciento en el de los niños y los adolescentes como consecuencia de la implantación del estilo de vida occidental.

En el estudio, los autores analizaron la progresión del índice de masa corporal (IMC) de la población en edad escolar de la provincia china de Shandong entre los años 1985 y 2014. Para ello, registraron el peso y estatura de un total de 27 mil 840 alumnos con edades comprendidas entre los 7 y los 18 años.

Los resultados son más que alarmantes: las prevalencias de sobrepeso entre las mujeres menores de edad pasaron de un 1.45 por ciento y un 0.12 por ciento en 1985 a un 13.1 por ciento y un 9.11 por ciento, respectivamente.

china obesidad 4

La situación resulta más preocupante en el caso de los niños y adolescentes, cuyas prevalencias de sobrepeso y obesidad, de un 0.74 por ciento y un 0.03 por ciento en 1985, alcanzaron respectivamente un 16.35 por ciento y un 17.20 por ciento en 2014.

Según explican los autores, China es un país eminentemente agricultor, y los hallazgos tienen enormes implicaciones para toda la nación. Los incrementos en las tasas de sobrepeso y obesidad coinciden con el aumento de los recursos económicos en los hogares rurales, y esta tendencia continuará en las próximas décadas tanto en la provincia de Shandong como en otras regiones del país.

El país asiático ha experimentado cambios nutricionales y socioeconómicos de forma muy rápida en los últimos 30 años. Al día de hoy, la población china come más y es físicamente menos activa de lo que era en el pasado. Además, la dieta china tradicional se ha cambiado por otra rica en grasas y calorías y mucho más pobre en fibra.

china obesidad 3

En este sentido, la Encuesta Nacional sobre Comportamientos de Riesgo en la Juventud llevada a cabo en el gigante asiático en 2005, reveló que un 4.3 por ciento de los niños, por un 2.5 por ciento de las niñas, consumía frecuentemente bebidas azucaradas; así como que el 17.5 por ciento de los niños, frente a un 4.3 por ciento de las niñas, dedicaban más de dos horas al día a jugar con sus computadoras y consolas.

Sin embargo, los videojuegos no son el problema, sino que los niños se sientan con dos botellas de dos litros de bebidas gaseosas, y para quemar todas esas calorías deberían caminar 46 kilómetros, cosa que no hacen.

Los expertos indicaron que China debe responder con la creación de un comité de catástrofes para frenar el alarmante incremento de la obesidad en niños y adolescentes, al tiempo de que la población recupere sus hábitos nutricionales en lugar de alimentarse con comida basura.