Seleccionar página

El tipo de crianza y ambiente familiar tienen una gran influencia sobre el desarrollo intelectual y el rendimiento escolar de nuestros hijos, sobre todo en sus primeros años. Así que toma nota de estos tips para ayudarlos a desarrollar todo su potencial.

inteligencia ninos

1.- Implícalo sutilmente en juegos que contengan estrategias, así mientras el pequeño espera con ansias su turno tiene la oportunidad de idear un plan y enfocar su atención.

2.- Anímalo a practicar un instrumento musical: Estudios confirman que los niños que tocan algún instrumento obtienen mejores puntajes en test de IQ.

3.-  No pongas un televisor en el cuarto del pequeño y respeta un horario determinado para que vea la televisión.

4.- Enséñale a jugar ajedrez, o armen un rompecabezas. Así, poco a poco, a medida que su cerebro esté más organizado, pondrá más atención.

5.- Dale instrucciones al niño y ve aumentando de poco en poco la cantidad de éstas, hasta que el niño se acuerde de todo.

6.- Deja que te lea un cuento: Esto ayuda a desarrollar sus habilidades y estrategias lectoras, y se transforma en una forma eficaz de promover la escritura tempranamente.

7.- Los niños más felices tienen más probabilidades de convertirse en adultos exitosos y con amplia experiencia. Tómalo en cuenta la próxima vez que tengas ganas de regañarlos en lugar de corregirlos.

8.- Confía en ellos, los niños seguros de sí mismos son más inteligentes y por lo tanto se desempeñan mejor en sus actividades.

9.- Foméntale el deporte: La actividad física contribuye a mejorar la concentración, la atención, la retención y en general, todo el funcionamiento y desarrollo intelectual. Los niños que practican deporte suelen tener un mejor rendimiento académico.

10.- Dales un desayuno nutritivo: Todos hemos oído eso de que el desayuno es la comida más importante del día, y es que nos proporciona la energía y nutrientes para emprender nuestras actividades diarias. Está demostrado que tomar un desayuno completo mejora la memoria, la concentración, la atención y el aprendizaje en los niños. También contribuye a que se cansen menos y a que tengan mejor ánimo y disposición para aprender.