Seleccionar página

Infierno, silencio, desinformación, terror, malformaciones son algunas de las palabras que se repiten, se abultan, resuenan y resisten al paso del tiempo en la mente de sobrevivientes de la explosión de la central nuclear de Chernobyl, en Ucrania.

chernobyl 1

La primavera se asomaba en Pripyat, una ciudad en la región de Kiev que albergaba a gran parte de los trabajadores de la central nuclear y a sus familias. Era 26 de abril de 1986 y las 43 mil personas que vivían ahí rodeadas de rosas no se imaginaban que esa misma noche su vida cambiaría.

Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de la central produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. Básicamente se estaba experimentando con el reactor para comprobar si la energía de las turbinas podía generar suficiente electricidad para las bombas de refrigeración en caso de fallo.

La cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsados, materiales radiactivos y/o tóxicos que se estimó fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945, y causó directamente la muerte de 31 personas, lo que obligó al gobierno de la entonces Unión Soviética a la evacuación repentina de 116 mil personas, provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en al menos 13 países de Europa central y oriental.

chernobyl 3

El accidente es considerado, junto con el accidente nuclear de Fukushima en Japón de 2011, como el más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares y constituye uno de los mayores desastres medioambientales de la historia.

Pero, ¿cuáles fueron las consecuencias? Es importante destacar que a pesar de la rápida evacuación, mucha gente fue expuesta a la radiación en algún grado. Aproximadamente 237 habitantes presentaron síndrome de irradiación aguda, manchas en la piel, trastornos en la producción de células sanguíneas, entre otros.

Además se manifestaron casos de cáncer en tiroides en niños y adultos, leucemia y mutaciones genéticas, disminución de la función cognitiva, aumento de cataratas, aumento de mortalidad y discapacidad. También destaca que el accidente provocó trastornos a la salud mental generalizados entre los sobrevivientes como ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático, alcoholismo y suicidios.

Chernobyl 4

A 31 años de la explosión, la zona de exclusión sigue muy infectada y no se puede vivir ahí, los niveles de contaminación son tan altos que hacen imposible que la gente regrese a hacer su vida en muchos años.

La radiación sigue muy presente en las regiones contaminadas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Esta contaminación afecta cada aspecto de la vida de las personas que se ven obligadas a vivir en estos lugares. Según un informe de Greenpeace, hay más de cinco millones de personas que viven en áreas consideradas oficialmente contaminadas desde Chernobyl, y un área de 150 mil kilómetros cuadrados de estos países se contaminó hasta niveles que requirieron la evacuación o restricciones en los usos del suelo o producción de comida.

Hoy Pripyat está en ruinas y abandonada. Es destino sólo de aquellos que se interesan en poder retratar la realidad del lugar, algunos fotógrafos e incluso de quiénes quieren vivir una experiencia distinta. Actualmente Chernobyl es lugar para los animales, los únicos que, al parecer, pueden vivir ahí.