Seleccionar página

Ante los malos resultados obtenidos entre la población durante los primeros días de campaña para la elección de la Asamblea Constituyente, Morena y sus dirigentes emprendieron una campaña de mentiras, difamaciones y denostaciones sobre los programas sociales emanados de los gobiernos de izquierda en la ciudad, afirmó el PRD.

difamacion

El presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Ciudad de México, Raúl Flores consideró que lo anterior es “una táctica baja y ruin”, con el fin de sembrar temor en vez de proponer acciones que beneficien y mejoren la calidad de vida de la población.

En entrevista al término de la presentación del proyecto “Voto Informado para la Elección de la Asamblea Constituyente”, a cargo del Instituto Electoral (IEDF) y de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, dijo que la campaña emprendida por Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres es una mala copia del manual de propaganda nazi de Goebbels.

El dirigente local perredista señaló que los discursos de ambos personajes se limitan a generar miedo entre los capitalinos cuando dicen que si no votan por ciertos candidatos van a desaparecer los programas, como el de adultos mayores o que se va a privatizar el agua.

Esto es falso, pues el PRD y el Gobierno de la Ciudad priorizan el derecho igualitario y sin condicionamientos tratándose de apoyos sociales y servicios básicos para la ciudadanía.

También se refirió a las acusaciones hechas contra las autoridades de la delegación Coyoacán a causa del supuesto anuncio de remozamiento de unidades habitacionales, lo cual, dijo, es inexacto, pues en ningún ordenamiento del Instituto Nacional Electoral (INE) o del IEDF dice que los partidos políticos interrumpirán su vida administrativa.

“Lo mismo se dijo de manera irresponsable que se estaban repartiendo tinacos en época electoral cuando no hubo periodo de precampañas y la veda para entrega de programas comenzó apenas el 18 de abril”, apuntó Flores.

Rechazo que haya habido una práctica ilegal en ello, pues nadie ha podido demostrar que se dio de manera arbitraria, que no se cumplieron las reglas de operación, que se cometió un delito electoral. En todo caso eso le toca a la Contraloría.

Por el contrario, dijo, las delegaciones de Morena son las que tendrían que ser observadas cuando utilizan un programa de útiles escolares que se ofrece a través de vales en vez de utilizar las tarjetas electrónicas del Gobierno capitalino. “En suma, se quiere ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio”, agregó el dirigente perredista.

(ntx)