Seleccionar página

El ministro de Justicia de Bélgica, Koen Geens, rebatió hoy las críticas formuladas contra los servicios de Inteligencia y seguridad de su país luego del doble atentado terrorista que causó la muerte de 32 personas el 22 de marzo.

belgica criticas int1
En una intervención ante el Parlamento Europeo (PE), Geens dijo que la imagen de Bélgica descrita internacionalmente es “un insulto al trabajo” de los policías, militares y agentes de seguridad belgas.

“Pocos países han sido tan violentamente atacados por la prensa internacional”, dijo, antes de recordar que el gobierno belga ha estado alertando sobre el problema del terrorismo internacional desde el atentado contra el Museo del Judaísmo de Bruselas, en 2014.

“El terrorista no era un ciudadano belga, ni un residente en Bélgica, ni tampoco entró en el espacio Schengen por las fronteras belgas. No hemos intentado culpar a nadie luego del ataque, sino centrarnos en la reacción”, afirmó, en clara referencia a las acusaciones formuladas por Francia después de los atentados de París.

El ministro defendió que “nadie puede decir que Bélgica se hizo la ciega ante el problema de los combatientes extranjeros” en Siria, ya que el país “ha sido uno de los primeros en la UE en alertar sobre la tendencia” y en tomar medidas al respecto.

Observó que “la amenaza cero no existe” y apuntó a una falta de cooperación de los demás miembros de la Unión Europea que, a su juicio, dificulta el combate al terrorismo.

“El debate sobre una agencia de inteligencia europea simplemente no es relevante, dada la oposición de los mayores países. Entonces no veo el interés, aunque lo lamento”, dijo.

Geens también refirió que los nuevos medios de comunicación dificultan el trabajo de los investigadores y que la colaboración de los operadores de Internet y telefonía “está lejos de ser ideal”.

“Dependemos cada ves más de evidencias reunidas a partir de comunicaciones electrónicas para detener ataques. Los terroristas ahora utilizan Viper, WhatsApp, Twitter, Skype o Facebook para comunicarse entre sí. Los datos se han convertido en un gran obstáculo para las investigaciones”, expresó.

(ntx)