Seleccionar página

El continente europeo afronta la peor crisis de desplazados desde la Segunda Guerra Mundial. El número de expatriados podrían rozar el millón a final de año. Los gobiernos imposibilitan a la hora de encontrar soluciones, pese a que el número de refugiados solo supone un 0.15 por ciento respecto al total de población europea.

ministra noruega 1

Desde que surgió la crisis, pocos han sido los experimentos a través de juegos de roles con el fin de abrir las mentes brindando una aproximación a la vida cotidiana de millones de personas mucho menos privilegiadas. Pero hay de experimentos a experimentos.

En un desatinado intento por meterse en la piel de los refugiados, la ministra de Inmigración e Integración noruega, Sylvi Listhaug, se convirtió en el “hazmerreír” de las redes sociales, después de que decidiera experimentar en carne propia la vivencia de un desplazado y lanzarse a las aguas del Mediterráneo. Eso sí, debidamente protegida con un traje aislante y con salvavidas al lado.

“Me voy a sentar cinco minutos en un sofá para saber lo que es ser paralítico”, “voy a dormir con la ventana abierta para sentirme en situación de calle” o “la próxima semana Listhaug cerrará los ojos para experimentar lo que es ser invidente”, fueron algunas de las expresiones sarcásticas que le llovieron en Twitter.

ministra noruega 2

La ministra, miembro del conservador Partido del Progreso y conocida por mantener una política férrea de control de fronteras, se apresuró a justificarse, diciendo que, aunque obviamente no es lo mismo, “puedes tener una perspectiva diferente si estás en el agua”.

Listhaug había ido el pasado martes a visitar un barco noruego que está haciendo labores de rescate frente a la costa de la isla griega de Lesbos cuando decidió vivir la experiencia de los cientos de refugiados que intentan cruzar desde Turquía en precarias lanchas neumáticas abarrotadas y con la única protección de un chaleco salvavidas.

La ministra se puso un traje de doble revestimiento y se dejó llevar plácidamente por la corriente unos metros hasta que la recogió una lancha que la seguía. Salió con una sonrisa de oreja a oreja después del baño y habló con los periodistas que la acompañaban, describiendo la experiencia como “muy especial”. Luego dijo que era consciente de las “terribles vivencias” que debían padecer los que huyen de la guerra.

ministra noruega 4

Frente a la placidez de aquel día en las aguas mediterráneas, el temporal le sobrevino en casa. La oposición izquierdista arremetió contra Listhaug y se hizo eco de las críticas en la red.

Listhaug dijo que se había sentido “muy afectada” por las historias que le había contado la tripulación. También quiso recalcar la labor de los trabajadores del navío, que han salvado más de tres mil vidas.