Seleccionar página

Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare son dos pilares del canon literario.

cervantes shakespeare 5

El primero inventó el género de mayor éxito, la novela, con un “Quijote” que nunca agota lecturas e interpretaciones y que ha sido espejo para mirarse o para romperlo, de toda generación posterior de escritores. El segundo consagró el teatro como el gran escenario del mundo, donde se dirimen los avatares humanos: el amor, la venganza, la lealtad.

Su genialidad bastaría para honrarlos sin mayor pretexto, pero ambos han sido reclutados a favor de una causa a la que ya contribuyen con sus obras y que los ha erigido en símbolo: la reivindicación del libro como artefacto cultural de primer orden y transmisor del saber.

Así, Cervantes y Shakespeare encarnan cada 23 de abril la defensa del libro, en virtud de un azar biográfico que quiso que fallecieran casi en la misma fecha de 1616 (Cervantes falleció un dia antes y fue sepultado el 23), y que este 2018 se cumplen 402 años de esa coincidencia.

Miguel de Cervantes y William Shakespeare vivieron en la misma época y marcaron como nadie la literatura en sus respectivas lenguas, pero sus vidas fueron muy diferentes.

cervantes shakespeare 3

La vida de Cervantes fue muy azarosa. En 1569 se fue a Roma, aparentemente huyendo de la justicia española, y sirvió al cardenal Giulio Acquaviva. A los 22 años se enroló en la Marina española y se vio envuelto en la batalla de Lepanto contra el Imperio Otomano. Fue herido en el pecho y en la mano izquierda, que perdió su movilidad, lo que le reportó el sobrenombre del “Manco de Lepanto”.

Shakespeare, en tanto, no estudió en la universidad. Tras unos años de los que nada se sabe, reaparece en 1592 en un documento de Robert Green, lo que hace suponer que a esas alturas era relativamente conocido. Ya era miembro de la compañía de teatro “Chamberlain’s men”, que más tarde fue rebautizada como “King’s men”.

De ahí en adelante, Shakespeare causó furor con sus obras de teatro y novelas. Cervantes, en cambio, fue apresado cuando viajaba de regreso a casa con la Marina española, y permaneció prisionero en Argel durante cinco años.

quijote.jpg

Tras cuatro intentos frustrados de fuga, recuperó la libertad en 1580. Sus vivencias en cautiverio se plasmaron en “El Trato de Argel”, que no tuvo mayor eco. Debido a su falta de éxito y dinero, se enroló nuevamente como soldado entre 1580 y 1583, y nunca pudo vivir de la literatura, a diferencia de Shakespeare, que ya en vida gozó de fama literaria y habilidad para los negocios.

“El Príncipe de los Ingenios” trabajó un tiempo como proveedor de la flota española, pero terminó dos veces preso por negocios fallidos. En la cárcel comenzó a escribir su obra maestra: “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, obra que tuvo éxito pero cuyas ganancias fueron a parar a manos de los editores.

Pese a la distancia geográfica y a las dispares biografías, tanto Cervantes como Shakespeare tematizaron en sus obras la misma pregunta: ¿qué es realidad y qué un sueño? En ambos casos, el conflicto entre los ideales y la realidad ocupan un lugar central.

cervantes shakespeare 2

Aunque parece muy poco probable que Cervantes tuviera noticia de Shakespeare, es factible asegurar que el inglés sí había leído la primera parte del “Quijote”, que lo inspiró para escribir una obra en torno al personaje de Cardenio.

Tanto Shakespeare como Cervantes murieron el 23 de abril de 1616. No obstante, el genio de la literatura inglesa dejó en realidad este mundo 10 días más tarde. La razón: Inglaterra utilizaba aún el calendario Juliano, mientras que España ya había adoptado el gregoriano.