Seleccionar página

Por desgracia, el abuso sexual infantil es una realidad; sin embargo, cuesta distinguir los signos de alarma de un potencial abusador, pues la confianza suele ser la peor enemiga y aunque duela aceptarlo, los victimarios muchas veces están muy cerca.

abuso infantil 3

En definitiva, que un niño sufra de esta atrocidad es algo que no se le desea a nadie, sobre todo porque muchos de los casos no obtienen respuesta por parte de las autoridades. Ante esto, hay muchos padres que deciden hacer “justicia por propia mano”, como sucedió en India.

Un padre cortó las manos de un adolescente, presunto violador de su bebé, y lo abandonó cerca de un canal en el norte de ese país.

Parminder Singh se acercó al joven de 17 años, acusado de haber violado a su niña de siete meses en 2014, al salir de un tribunal del estado de Punyab.

La policía explicó que Singh atrajo al adolescente fuera del tribunal proponiéndole un acuerdo personal. Allí lo golpeó, lo ató a un árbol y le cortó las dos manos.

abuso infantil 2

El padre “lo llevó cerca de un canal seco, lo golpeó con fuerza y lo ató a un árbol. Finalmente le cortó las manos”, dijo un jefe policial de la región, quien tras ser alertado por vecinos acudió al sitio, donde recogió las manos del acusado y lo llevó al hospital, donde se encuentra en situación estable.

El padre huyó tras el ataque y ahora es acusado de intento de homicidio.

En abril de 2014, la madre de la niña encontró supuestamente al acusado abusando del bebé. La policía lo encausó por violación y el adolescente fue trasladado a una correccional juvenil a la espera del proceso.

India posee el triste récord de ataques sexuales y es un país donde el sistema judicial es lento, y a menudo se producen ajustes de cuentas personales contra los violadores debido a la corrupción que impera en la impartición de justicia.