Seleccionar página

Bajo el mando del piloto suizo Bertrand Piccard, el avión Solar Impulse emprendió el vuelo desde Hawai hacia California para proseguir con la siguiente etapa de su histórico recorrido alrededor del mundo.

proyecto solar
Después de una pausa obligada de nueve meses en Hawai, destinada a reparaciones y mantenimiento, la aeronave comenzó la mañana del jueves la nueva fase de su viaje, ésta vez hasta la base aérea de Moffett, en California, a donde se prevé llegará la noche de este sábado.

Solar Impulse, que partió desde el aeropuerto hawaiiano de Kalaeloa, ha volado sin una gota de combustible desde que inició su viaje el 9 de marzo de 2015 en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos (EAU), rumbo a Mascate, capital de Omán.

Toda su energía la obtiene del Sol, a través de las 17 mil células fotovoltaicas que cubren la superficie superior de sus alas, de 72 metros de envergadura, un proyecto de los pilotos suizos Piccard, quien dirige al avión en esta etapa, y André Borschberg.

Los fundadores del proyecto Solar Impulse planearon que el avión viajara alrededor del mundo a fin de aumentar la conciencia sobre la energía renovable sostenible para ahorrar combustible y proteger al medio ambiente.

Así se programaron 12 etapas, la primera de Abu Dhabi a Mascate; la segunda entre la capital de Omán y Ahmedabad, India; la tercera fue de ésta a la ciudad india de Varanasi; la cuarta hacia Mandalay, Myanmar; y la quinta hasta la localidad de Chongqing, en China.

En la sexta fase, el avión voló de Chongqing a Nanjing, también en China; en la octava se dirigió a Nagoya, Japón; y en la novena etapa llegó a Hawai, donde el pasado jueves comenzó el décimo trayecto hasta California, aprovechando condiciones climáticas favorables.

En julio de 2015, Borschberg y Piccard completaron un viaje récord entre Nagoya y Hawai, que duró cuatro días, 21 horas y 51 minutos, el vuelo en solitario sin escalas más largo en la historia, sin embargo la aeronave sufrió daños.

Las baterías de la nave ligera se sobrecalentaron durante ese viaje y los pilotos se vieron obligados a detener su recorrido en Hawai para las reparaciones pertinentes.