Seleccionar página

En 2015, Google fue acusado en Europa de monopolio por privilegiar supuestamente a sus productos en el buscador de apps de Android, Google Play.

and

Ahora, la Comisión Europea ha acusado a Google de violar la legislación europea al obligar a los fabricantes de dispositivos Android y a operadores de redes móviles a preinstalar sus aplicaciones.

La Comisión constató que Google prohibía a los fabricantes de sistemas Android vender dispositivos móviles inteligentes que funcionen con sistemas operativos competidores basados en el código de fuente abierto Android.

La empresa también concedía incentivos financieros a los fabricantes y operadores de redes móviles con la condición de que preinstalen exclusivamente Google Search en sus dispositivos.

La estrategia “niega a los consumidores un abanico más amplio de aplicaciones y servicios móviles y obstaculiza el camino de la innovación a otros actores”, señaló la Comisión Europea.

Por su parte, en su informe anual sobre el sistema operativo Android, Google argumenta que descargar aplicaciones fuera de su tienda Google Play tiene un riesgo alto. Según la compañía, los móviles que descargan programas fuera de la tienda oficial se infectan tres veces más.

Google afirma que sus acuerdos con los distintos socios han ayudado a fomentar un notable y sostenible ecosistema basado en un software de código abierto y promueven la innovación, por lo que esperan continuar trabajando para demostrar a la Comisión Europea que Android es bueno para la competencia y para los usuarios.