Seleccionar página

Unos 120 mil jóvenes participaron ayer en Santiago y otras ciudades chilenas en una marcha convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) para presionar al gobierno por una profunda reforma educacional.

chile

Los organizadores de la actividad, la primera del año de la Confech, hicieron un positivo balance de la jornada por la gran convocatoria en la capital y otras ciudades, y calificaron como “un triunfo” la masiva participación alcanzada.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago, Marta Matamala, dijo que “fue un triunfo que las calles se llenaran, ha sido un triunfo para el movimiento estudiantil que hoy las demandas de las grandes mayorías fueran la discusión central”.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Rojas, indicó por su parte que se registró “una convocatoria bastante alta para una marcha que no tenía altas expectativas de que estuviera esa gente en la calle”.

“La educación sigue siendo un tema, aquí hay un interés nacional para que la educación se transforme”, comentó Rojas, quien insistió en la demanda estudiantil de una “educación pública, gratuita y de calidad”.

Los dirigentes estudiantiles denunciaron la violencia ejercida por la militarizada policía de Carabineros, que reprimió con gases lacrimógenos y un carro lanza-agua a un grupo de manifestantes que se salió de la ruta de la marcha.

Los jóvenes chilenos exigen que la reforma a la educación superior incluya cambios profundos y estructurales al sistema universitario, modificando la forma de financiamiento y garantizando la gratuidad universal, entre otras demandas.

(ntx)